viernes, 27 de diciembre de 2013

Por el retrovisor




Los jueves por la tarde-noche quedamos siempre mi amigo Paco y yo para ir a tomar unas cervezas, charlar, reirnos o a veces ver un partido de fútbol. A veces nos lo pasamos genial y no vemos la hora de volver a casa y otras resumimos. Simplemente intentamos mantener la tradición del grupo de amigos que éramos antes.
Pero eso ha cambiado hace poco porque Paco, el único que quedaba soltero del grupo, está saliendo con una chica. Y a veces queda con ella los jueves, la verdad es que se ven muchos días, muy a menudo a pesar de que ella está casada.

Paco me ha contado que es una mujer casada, sin hijos, y que no tiene problemas de relación con su marido. El único problema de esta mujer es que es sexualmente insaciable y necesita follar y ser follada más de una vez al día. Su marido, bien por cuestiones físicas e incluso a veces horarias y laborables, no puede atender tanta necesidad y fogosidad.
Y Paco, que aún no quiere comprometerse con nadie, ha encontrado en esa mujer una aliada perfecta. Se ven cuando quieren, o cuando pueden, y siempre es con el mismo fin. De hecho, Paco cree que él no es su único amante, que ella es una mujer tremendamente insaciable y que necesitaría de un ejército para calmar su deseo.



Hace dos semanas Paco tuvo que dejar su coche en el taller y me pidió que le acompañase a casa de esta mujer, y luego los llevase a algún hotel o algún lugar tranquilo para que ellos dos cumpliesen con su cometido. Estuve tentado de prestarle mi coche, no me gustaba en absoluto la idea de hacer de chófer, pero Paco es un poco alocado, me daba algo de inseguridad dejárselo. Decidí acompañarles.
Llegamos al sitio acordado, mi amigo nos presentó y él se sentó delante conmigo, ella en el asiento de atrás. Enseguida salimos hacia la dirección que me dieron. Había bastante atasco y estaba bastante lejos; tardaría más en volver de lo que había previsto pero mi mujer no se extrañaría porque sabía que era “mi día con Paco”.

Nada más iniciar la marcha, Lola (que así se llamaba la novia-amiga de Paco) empezó a abrirse la blusa y acariciarse sus pechos. Yo iba mirándola por el espejo retrovisor. Le hice un gesto a Paco, y él sonrió, como diciéndome “ya te dije que era una fiera” y bajó la visera de delante de su asiento para observarla también, aunque él acabó pronto girando su cabeza directamente.
En pocos minutos, se incorporó hacia adelante, se quitó las bragas y las dejó caer sobre mi hombro. Yo estaba estupefacto, mirándola incrédulo, controlando el tráfico e intentando controlar la erección que empezaba a crecer en mis pantalones.

Lola se abrió de piernas, se acariciaba, introducía sus dedos, se volvía a acariciar, gimiendo, ofreciendo una visión perfecta del centro de su coño en el centro de mi espejo retrovisor.
Me removí inquieto en el asiento. Estuve a punto de chocar con el coche de delante en un semáforo, pero eso a ella no le afectó lo más mínimo y a mi amigo, que no paraba de sonreir lascivamente, tampoco.
Paré en una gasolinera con la excusa de comprar tabaco, para ir al baño. Me mojé la cara con agua fría, y la nuca para calmar mi erección. Cuando volví al coche, Paco se había trasladado al asiento trasero. Arranqué de nuevo. Nada más salir, Lola se arrodilló en el asiento del coche, le bajó los pantalones a Paco, agarró su polla y sin más dilación empezó a hacerle una mamada.

Yo seguía mirando por el retrovisor, sólo veía la cabeza de Lola moverse, y el rostro de salido total de mi amigo. En un semáforo no pude más y me saqué la polla del pantalón...sólo con ese gesto ya sentí parte de alivio, se aligeró la presión pero iba a necesitar mucho más que bajar una bragueta para calmarme.
Lola pasaba de comerse la polla de Paco, a jugar con ella con sus manos...Lola era muy lista, supongo que sabía que Paco no aguantaría dos asaltos muy seguidos, no quería que se corriese....aún.
No sabía qué hacer y decidí seguir conduciendo, dando vueltas por unas calles, por otras...creo que no iban a necesitar el hotel.


Lola se sentó a horcajadas sobre Paco y empezó a follárselo. Aminoré la marcha. Desde la privilegiada pero escasa visión que me ofrecía el retrovisor, podía ver el perfecto culo de Lola, subiendo y bajando, las manos de Paco sujetando ese maravilloso trasero e imaginaba que sus tetas debían estar botándole y restregándosele por la cara a mi amigo.
En un momento dado, Lola se giró y continuó follándose a Paco, pero esta vez de cara al espejo. Podía ver como humedecía sus labios y cómo sus ojos me miraban directamente.

No podía más. Aparqué en un callejón oscuro, apartado, poco transitado y bajándome del coche les dije que si querían acabar tranquilos yo iría a dar una vuelta. En realidad, buscaría cualquier esquina oscura o portal abierto para entrar a hacerme una paja, porque yo ya no podía soportar aquella tensión.
Lola me pidió que pasase con ellos al asiento trasero. Me senté en un extremo, Lola en medio, a cuatro patas, ofreciéndolo su exquisito culo a Paco, que se encontraba en el extremo opuesto.


Lola empezó a acariciar con su lengua mi polla, suave, despacio...no necesitaba mucho más, mi polla estaba a punto de explotar.
Paco continuó follándosela, esta vez desde atrás.... yo podía ver simultáneamente la cara de puta de Lola y la cara de gran follador de Paco... Lola la mamaba como nadie! Recorría mi polla con su lengua de arriba a abajo, se paraba a chupar el capullo, volvía a bajar, se la metía entera en su boca...sería su vagina la mitad de profunda que su garganta? Ella repetía el mismo ritual una y otra vez, como controlando que no me fuese aún, y si lo notaba en su sabia y experta boca, cogía y apretaba mis huevos lo suficientemente fuerte como para hacerme retroceder pero sin llegar a dañarme....hasta que al final la mamó, la succionó, sin tregua, mientras que dejaba escapar gemidos de su garganta por las embestidas de Paco...yo quería que aquello acabase y a la vez que durase eternamente.

Hice un pequeño movimiento con mi cadera para apartar a Lola ya que iba a correrme ya, pero ella se agarró más a mí, siguió succionándome y noté cómo me derramaba por completo dentro de su boca. Más o menos al mismo tiempo, con escasos segundos de diferencia, Paco se corría también dentro de ella.


Recuperando el aliento, nos sentamos los tres, nos miramos y nos reímos. Nos arreglamos un poco la ropa, volví al asiento del conductor y decidimos volver a casa, dejando primero a Lola en la suya.
En el trayecto de vuelta, Paco se agachó esta vez y le comió el coño a ella, que gemía y se retorcía como una serpiente en el asiento. Realmente, era insaciable.
Llegamos a su casa, Lola se bajó, besó a Paco, fue hacia mi asiento, y con la ventanilla bajada, me besó a mí. Así, sin más.
De vuelta, Paco me explicó que Lola se moría por hacer un trío con él y otro hombre, y que le parecía que ya lo había escogido para una próxima vez. Se refería a mí! Sólo de imaginarlo, se me volvía a poner dura la polla.

¿Sabes lo mejor? –continuaba hablando Paco- que estoy seguro de que Lola llegará ahora a su casa, despertará a su marido y se lo follará hasta reventarlo. Esta mujer no tiene límite.

En realidad, éste no es un relato cedido pues lo he redactado yo. Pero sí que ha habido alguien que me ha contado una experiencia y en ella me he basado para estas líneas.
Gracias A., por inspirarme.

22 comentarios:

  1. Buff. Joder con Lola. Y con Paco. Y que si necesitan chofer, que yo me ofrezco.
    Y con Belkis.... que imaginación.
    Muy buen relato.
    Benicassim sur Mer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Benicassim. No tuve que añadir demasiada imaginación; la historia está basada en hechos reales. Un beso.

      Eliminar
  2. Dos palabras: Excelente, excitante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, dos palabras: gracias y quédate! ;)

      Eliminar
  3. Vaig a buscar un carreró fosc jo també..... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan, pero si Lola no queda contigo, llámame a mí val? Petonets

      Eliminar
  4. anda que si lo pilla la poli ;-)

    besitos,

    c,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. c, si los pilla la poli, podían haberse reído, o haberles multado o, lo que para mí sería lo mejor, unirse a la fiesta jajaja. Besitos.

      Eliminar
  5. QUE ARDIENTE RELATO. INCREIBLEMENTE EXCITANTE.
    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord, lo ardiente y excitante hubiese sido vivirlo y sentirlo, en cualquiera de sus personajes, no crees? Me pido Lola! jajaja. Besazo

      Eliminar
  6. Impresionante y perfecto relato... una gran fantasía en la que caben muchas sensaciones... ninfomanía, dúo, trío...

    Excelente belkis (espero que haya una 2a parte jajajajajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para los protas no fue una fantasía, esto sucedió realmente. No, esta historia no tiene segunda parte pero espero que quien me la inspiró, me cuente más.

      Eliminar
  7. Belkis.... Muchas gracias por la siempre amable visita... y además, las dulces palabras, de apoyo.
    A mi también... me gustaria hacer un culito (como se dice acá en Brasil).
    Besos y un 2014 feliz, lleno da salud, sensualidad, plata y todo de bueno y más sincero...
    Del amigo brasileño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, excitante brasileño! Lo mejor para ti también en el próximo año. Besos

      Eliminar
  8. Belkis.... aquesta és la primera vegada que te parle en catalá....
    Petonets....

    ResponderEliminar
  9. Mi trío favorito!!!
    Quiero una Lola en mi vida!!!

    Beso.

    ResponderEliminar
  10. Madre mía! Así da gusto que le pidan a uno un favor!
    Vaya con Lola! Que furor!

    Un abrazo, y caliente 2014 para todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ulyses, si es que depende de los amigos que uno tenga...jajaja. Feliz y calentito también para ti el próximo año! Abrazo

      Eliminar
  11. Mmmmm...me hubiera gustado ser paco..tu lola y vivirlo...mmm excelente relato

    ResponderEliminar
  12. DocGonzo....has llegado hasta aquí! jajaja, no me lo puedo creer. Ay mi Paco...estoy llorando....de la risa! jajaja. Beso

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.