martes, 4 de diciembre de 2012

Reflexiones sobre los canelones






Mi amiga Raquel me invitó esta tarde a una reunión en su casa. Éramos diez mujeres en total, y venía una representante de esos famosos robots de cocina a hacernos una demostración, por supuesto con el ánimo de vender alguno.
A mí no me van estos asuntos, y Raquel lo sabe. Pero teníamos que ser diez para que ella, como anfitriona y organizadora, recibiese un regalo de cortesía. Así es que lo hice por hacerle un favor.

La representante empezó a hablar de las infinitas posibilidades del aparato en cuestión: cualquier plato era posible, en poco tiempo, introduciendo los ingredientes, seleccionando el programa adecuado, un temporizador,…una maravilla! Y luego pasamos a las demostraciones prácticas.
Yo me estaba muriendo de aburrimiento, pero me esforzaba por prestar atención. Es que nunca me  gustó cocinar.

Cocino lo justo para subsistir. Y procuro esmerarme si tengo invitados. Aparte de eso, poco más.
Mi abuela me decía que a un hombre se le ganaba por el estómago. Quería indicar, supongo, que si eras buena cocinera, ese hombre te querría o te desearía más? Mi madre es una excelentísima cocinera. Y en esta cadena de generaciones, algún gen debió de perderse por el camino porque yo apenas sé cocinar.
He conquistado algunos hombres en mi vida y, además de alguna que otra cualidad, no fue por mi buen cocinar sino por mi “buen comer(les)”.

Seguía la reunión y pasamos a elaborar unos canelones. “Veréis –decía la representante- lo sabrosos que salen y en qué poco tiempo. Plato típico navideño de estas latitudes con el que podréis deleitar a vuestros invitados”.
Y todas empezaron a hablar y a hablar de cómo hacen la salsa bechamel: una que le pone pimienta además de la nuez moscada, otra que le pone dos gotitas de esencia de no sé qué hierba,… y yo callada.

Entonces María, otra amiga de Raquel, que me cae gordísima, se dirige a mí para preguntarme por mi bechamel: “¿Y a ti cómo te sale o cómo te gusta más?”.
Le contesto: “A mí no me sale, me suele salir con muchos grumos. Entonces busco a un maromo que sepa hacerla y cómo más me gusta, es probándola en sus dedos”.
Raquel me mira seria, como si me diese una reprimenda. Pero sé que en el fondo le hace gracia.


María se cree la mujer perfecta: sus platos son los mejores, su ropa la más impoluta, su casa inmaculada,…y todas estas cualidades de ama de casa seguro que su marido las aprecia como grandes dones. Quizás una mamada como tiene que ser no está entre ellos y por eso viernes sí, viernes no, su marido viene a meterse en mi cama, otro momento en el que yo demuestro que se me da bien comer.
Y María insiste: “Chica, pero si la bechamel es muy sencilla. Entiendo que para el relleno de los canelones se ha de tener otra aptitud superior, y saber distinguir una carne de buena calidad, pero la bechamel….”, y seguía, y seguía martilleando.

La verdad es que los canelones se me atravesaron, junto con la verborrea de María. Me levanté, y me acerqué a ella para decirle algo antes de irme: “¿Y tú, querida, cada cuanto follas y de cuántas maneras diferentes?”.
No pretendía que me oyese nadie más que ella, pero la tensión se mascaba en el ambiente, se hizo el silencio y todas me oyeron. Esta vez Raquel estalló en carcajadas.

Me fui, necesitaba aire fresco. Salí a la calle. Hacía frío, no me puse la chaqueta, y noté cómo se me endurecían los pezones. Entonces llamé a R., con quien había comido hoy a mediodía, y le dije: “Tengo hambre”. Dos simples palabras que él entendió a la perfección.


Ahora estoy en casa, en mi cocina, acabando la cena para R. y para mí, porque hoy comimos pero nos quedamos sin postre.
Aguacates rellenos de langostinos con salsa rosa, que esperan en la nevera. Medallones de lomo ibérico en salsa agridulce, acompañados de puré de patata y puré de zanahoria, que esperan en la olla a baja temperatura.

Y ahora fundo chocolate donde sumergiré brochetas con trozos de frutas variadas.



Suena el timbre. Es R. Pruebo el chocolate, empieza a fundirse, aún no está hirviendo. Cojo una cantidad con la espátula, me quito la camiseta, y unto chocolate en mis pechos. Ahora huelen mucho mejor! Voy a abrir, quizás R. quiera empezar por el postre.
Después de todo, quizás no me desenvuelvo tan mal en la cocina.


Dedicado a Isaac.

38 comentarios:

  1. Pues parece que eres una excelente cocinera.
    Felicidades.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efe, no, qué va, en serio que no. Pero como todo en la vida, si hay que hacerlo y el esfuerzo merecerá la pena, pues se hace. Pero la cocina no es lo mío. Un saludo.

      Eliminar
  2. i segur que al sr R li has tret tota la bechamel....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Gasull, no, qué va! Pero nos hemos quedado con las ganas, eso sí

      Eliminar
  3. Perdoni que li digui, però les que no tenim ni idea de cuina no fem plats amb noms i cognoms... Com a molt pollastre amb patates.
    Ais que en R. em sembla que s'atiparà abans d'arribar a la taula.
    Petonets Cuinereta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ssshhh, las que no sabemos cocinar pero tenemos imaginación, ponemos el nombre de los platos y nos quedamos tan anchas! jajaja. Tan poco he tenido nunca sexo en la cocina, y al acabar de escribir, no veas cómo había dejado el mármol...en mi imaginación! Gracias por los adjetivos...ya tengo un montón. Besos.

      Eliminar
  4. Habría un sitio para aprender a tu lado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, seguro que tú cocinas mejor que yo!

      Eliminar
  5. jajaja... No estoy seguro de donde acaba la fantasia y comienza la realidad en el relato... pero me has gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gouel, te ha gustado el relato o yo?mmmm
      Pues mira, hay cosas ciertas en el relato y muchas que son fantasía.
      Si quieres, te cuento cuáles son unas y otras.

      Eliminar
    2. Ambos dos, naturalmente. Y por favor, cuenta, cuentame hablame de realidades y fantasias.
      Cuentame, como te ha ido, si has conocido la felicidad...

      Eliminar
    3. Gouel, jajaja. Mira, en este caso concreto es realidad: que se me da mal la cocina, que tengo una amiga que trabaja como representante de estos robots, que comí con R. y nos quedamos desgraciadamente sin postre y que me gustaria untarme chocolate en los pechos.
      El resto...purita ficción.

      Eliminar
  6. Por cierto, a mi siempre me sale sin grumos pero demasiado lechosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellisto, hablamos de la bechamel, supongo.....jajajajaja.

      Eliminar
  7. Magnífico. Gran lección culinaria...

    Un beso en tus labios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bunduki, tú sabes cocinar? O se te da mejor comer?
      Mis labios....agradecidos.

      Eliminar
  8. PUES SI ASI TRATAS A LOS COMENSALES,,, ¿CUANDO ME INVITAS A COMER??? JEJEJEJEJE... :P
    UN BESAZO BELKIS O MORDISCO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, ñam ñam ñam. Yo te invito y ya veremos después qué (nos) comemos. Me pido ambas cosas: beso y mordisco, y si de paso cae algún lametazo, mejor jejeje.

      Eliminar
  9. Doncs sí, xata
    ja diuen que la cuina és imaginació
    i, de fet, no és mala idea començar pels postres

    bon profit, mandonguilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gregori Samsa, te gustan las albóndigas? ;)

      Eliminar
  10. Joder!!! Menudo recibimiento...

    Ojala me recibieran a mi así... con un baño de chocolate.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teo, porque no quieres. Mira, yo pongo el chocolate "y las tazas", tú el mango y los aguacates...y verás qué comilona nos pegamos jajaja. Beso

      Eliminar
  11. Estoy contigo amiga, prefiero que mi pareja me quiera mas por como le como que por como le cocine, por cierto mi mejor receta de la bechamel es ir al supermercado y comprarla en bote, riquisima y sin grumos

    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adis, tú sí que sabes! jajajaja. Besotes.

      Eliminar
  12. A mi no se me gana por el estómago, a mi me ganas tu con tu blog.... (De momento)
    Besos varios belkis.

    ResponderEliminar
  13. Amowhor, tu frase me resulta ambigua. No sé si de momento te gusta mi blog, o si de momento sólo te gano por eso pero podría ganarte con algo más.
    Mira, también sé cantar y te cantaría aquello de: "(Des)Átame....o abrázame más fuerte¡"
    Besos varios, variados y afrutados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ganas con tu blog, mucho más no puedo decir...
      Sobre "(Des)Átame....o abrázame más fuerte¡" lo dejo a tu elección, me has cogido de buenas...
      Besos varios.

      Eliminar
  14. En la cocina se puede comer y comer, cocinar y hervir. Mi madre dice que con la comida no se juega. Depende con cual, digo yo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi Signum, la comida sea la que sea, es para disfrutarla y rechuparse después los dedos...si hace falta jejeje. Besos.

      Eliminar
  15. Pues por lo que se ve, en la cocina te lo montas demasiado bien... además, comer siempre es mucho más placentero que cocinar...!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains Yo....qué más quisiera yo!
      Mira, justo en estos momentos voy a "montármelo" en la cocina: tengo una bayeta en una mano y el antidesengrasante (palabro largo, por no mencionar marcas)en la otra.

      Eliminar
  16. Yo voy a cocinar hoy por primera vez en mi vida un arroz con leche.
    Ya tengo el arroz. ¿Alguien me ofrece la leche?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uol Free, a estas alturas me imagino que ya habrás encontrado la leche para el arroz jejeje! ¿Te ha sobrado un poco?

      Eliminar
  17. Belkis.. siempre es "rico" pasar por aquí.
    Comparto plenamente...
    La cocina no es lo mio ...
    ¿Comer...??? ... eso creo, humildemente, que lo hago mejor... ;))
    Es una de las cosas que debo agradecer a mi madre, quien me dijo que "no había nada mejor que coger...", claro que eso, que me abrió las puertas para un disfrute pleno, me dejo fuera, y por completo, de las habilidades de las amas de casa.
    No sé coser, ni tejer y menos, cocinar...
    Estoy formateada para ser intelectual, profesional y muy puta con mi pareja. Eso lo aproveché y lo condimenté, pero un poco de lo otro no vendría nada mal.
    besos desde Buenos aires...
    "ella"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NosotrosDos, ella, eres de las mías y estás perfectamente formateada, jejeje
      A mí mi mamá no me dió esos sabios consejos ni aprendí nunca a ser una buena puta, en el mejor sentido de la palabra.
      Así es que estoy empezando a pensar de que ya va siendo hora....de meterme entre fogones y cacerolas y aprender a cocinar jajaja. Besos a ambos

      Eliminar
  18. Creo que en tu último post no se puede comentar así que lo hago desde esta. Desde aquí quiero mandarte muchos ánimos y que me gusta que sea lo que sea lo que te ocurra sepas levantarte como mereces y sobre todo que todo te vaya estupendamente, te lo mereces.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi Signum, no, no se puede y lo edité así a propósito. Tuve un importante bajón y me pilló con el ordenador a mano, sólo quise desahogarme...no sólo sexual es la tensión que vivo jajaja.
      Aunque nunca agradeceré lo suficiente vuestras palabras y comentarios, en ese caso...preferí estar sola.
      Por supuesto que me levantaré de nuevo!...no queda otra. Gracias y besos.

      Eliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.