viernes, 21 de diciembre de 2012

Encapuchada



Por casualidad, como ocurre tantas veces, me encuentro a alguien por la red. Cruzamos unos cuantos correos, pocos, y enseguida veo que es una persona de aquellas que tienen el don de excitar simplemente con la palabra. Bromeamos sobre un posible encuentro, a lo que en broma le digo que soy tan fea, que tendría que ir encapuchada.
Inmediatamente después me envía un relato con lo que él imagina que sería ese encuentro. Como me impacta, tengo que hablarle de este sitio que él desconocía por completo y le pido permiso para traducirlo (esta vez también lo he recibido en catalán) y publicarlo. Permiso concedido.
Así es que aquí está el relato de Juan, un hombre al que algunas mujeres apodan “doctor amor”. Supongo que por algo será. Muchas gracias, Juan.



Encapuchada

Al final te has decidido y has encontrado un hueco en tu apretada agenda…
Hemos quedado en mi casa, llaman al timbre del portero automático, pregunto quién es, y una voz me dice que es Belkis.
Llegas al piso, la puerta está abierta. Entras, cierras la puerta, y sobre una silla del recibidor encuentras una capucha… Te das cuenta de que no es una capucha normal…ha estado recortada para dejar al descubierto los labios, las orejas y el cuello.




Te la pones, abres la puerta del recibidor que da acceso a un pasillo, y te diriges al comedor, donde te he dicho que te esperaba…
Te pregunto si quieres tomar algo y me dices que no, que no tienes demasiado tiempo. Dejas sobre el sofá la ropa de abrigo. Te pido que vayas al baño y hagas pipí. Me dices que no tienes ganas, pero insisto, y lo haces.

Después nos dirigimos a la habitación…estás nerviosa y excitada al mismo tiempo…esto no lo habías hecho nunca antes.
Yo voy detrás de ti, indicándote el camino… Y cuando llegamos delante de la cama, te abrazo por la cintura desde atrás y comienzo a besarte por la nuca…
Lentamente, voy recorriendo tu cuello con mis labios, al mismo tiempo que he subido mis manos hasta acariciarte suavemente tus pechos turgentes, los amaso suavemente, con movimientos de arriba hacia abajo, y al revés…hacía tiempo que no los acariciaba ningún hombre, y vuelves a redescubrir un placer olvidado…y a sentirte una mujer deseada.
Todavía desde atrás, te desabrocho la blusa y te la quito, dejando al descubierto tu espalda, que pasa a ser la destinataria de mis besos y caricias… He dejado reposar tus pechos y mis manos te están haciendo un masaje en la espalda.
En un momento dado, te desabrocho el sujetador, dejando libres tus pechos, ansiosos de más caricias. Les vuelvo a dedicar atención mientras mis labios recorren tu espalda.
Cojo tus pezones entre dos dedos, como si fuesen unas pinzas, que voy abriendo y cerrando…moviendo hacia delante y hacia atrás…a la derecha, y a la izquierda…mientras los otros dedos y el resto de la mano se ocupan del resto del pecho.

Me coloco delante de ti y te beso suavemente los labios, mientras sigo acariciándote…
Bajo las manos hacia tu culo, y empiezo a jugar con él…dándole pequeños golpes, y notando cómo tiembla…Lo levanto, lo dejo ir…lo aprieto….lo separo.
Te quito los zapatos, los pantalones, las braguitas…dejando al descubierto tu parte más íntima. Yo también me desnudo.
Ahora vuelvo a colocarme detrás de ti y mi pene juega un poco con tu culo…como intentando entrar…pero sin hacerlo…yendo hacia arriba y hacia abajo, paseándose por él…pero sin entrar…De pronto notas algo húmedo…es mi lengua…



Te sorprende, pero te abandonas a esta nueva caricia en este pequeño agujero, que se va abriendo a medida que mi lengua va entrando y saliendo en una sutil penetración…mientras mis manos mantienen separadas tus nalgas.
Te tumbo sobre la cama, con un cojín al final de la espalda….donde comienza el culo…y empiezo a acariciarte el clítoris con una mano, al mismo tiempo que te acaricio un pecho con la lengua y el otro, con la otra mano…Por un instante, pensaste que no te encontraría el clítoris….pobre….tan abandonado como estaba…
Cuando noto que la vagina está bien lubricada, suavemente te introduzco un dedo y empiezo a explorar su interior…mientras el dedo pulgar sigue jugando con el clítoris…que va respondiendo a las caricias.

Bajo la cabeza y empiezo a acariciarte el clítoris con la lengua…chupándolo…succionándolo…recorriéndolo con la lengua por todo su alrededor mientras está dentro de mi boca…y te introduzco otro dedo…Y otro muy lentamente, en el agujerito del culo, suficientemente lubricado por la saliva de antes.
Los dedos, dentro de la vagina, ya han encontrado lo que buscaban, la zona rugosa del punto G…y se disponen a trabajársela…y lo hacen… al mismo tiempo que la lengua está lamiendo el clítoris y otro dedo está penetrando el culo, ayudando a los que están estimulando el punto G.




De repente, me dices que tienes ganas de hacer pipí…pero te recuerdo que ya lo hiciste…y sigo estimulando las tres zonas al miso tiempo…ahora es mucho más rápido…
Hasta que llegas a tener un enorme orgasmo, con una gran eyaculación….al que siguen otros de forma espontánea durante varios minutos, y que hacen que te retuerzas de placer en la cama, mojada por tu eyaculación.
Me preguntas si yo no quiero llegar al orgasmo…he estado tan ocupado en conseguir el tuyo, que yo me he quedado en un segundo plano…pero ahora es mi turno…
Verte retorcer de placer me ha excitado tanto que estoy a punto de llegar…Coloco mi pene entre tus pechos y lo restrego con ellos….eyaculando encima, coincidiendo con otro orgasmo tuyo….
Te quedas unos instantes descansando…te duchas…te vistes…y apuntas algo en tu agenda…
Yo aún estoy en la cama. Vienes y me besas antes de marcharte. Te pregunto si volverás y qué escribías en tu agenda…
Me respondes sonriendo….”He apuntado que la semana que viene…tengo cita con el doctor. Con el doctor amor”.

26 comentarios:

  1. Sabía q al final te iba a excitar la oportunidad de este tipo de encuentros en lo q se usa es de todo menos lo convencional. Así que me ha encantado la idea de usar una "capucha"... y el doctor amor te enseñará otro tipo de utensilios. Y si no lo hace, me lo dices que yo te enseño.

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, quizás me expresé mal: no ha habido ningún encuentro! Pero vamos, si quieres, tú me enseñas todo lo que quieras. Besazos.

      Eliminar
  2. Joder, Belkis, ¡¡¡¡sí que vuelves a lo grande,sí!!!!

    Pd: Esto, ejem... ¿dónde consulta el doctorcito ése? ¿Sabes si hay lista de espera? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uol Free, no lo he escrito yo. El doctorcito supongo que estará leyendo los comentarios. Y no sé nada más.

      Eliminar
    2. ¿Qué tiene que ver que no sea tuyo para decir que vuelves a lo grande?
      Vuelves a lo grande y punto.

      Eliminar
  3. Esto... no existe una Doctora Amor???

    Un regreso muy excitante.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teo, yo no la conozco. Pero si quieres, yo me hago doctora en Anatomia jejeje...sólo me falta conseguir el despacho para visitas y consultas. Beso.

      Eliminar
  4. Sort que no s'ha acabat el món i podem continuar pensant amb trobades com aquesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Gasull,lo ideal sería tener y vivir esos encuentros y no solamente pensarlos o imaginarlos.

      Eliminar
  5. Vaya vaya.... Vaya vaya.....

    Besos varios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amowhor, fíjate tú, fíjate tú....jejeje. Besos variados.

      Eliminar
  6. Este Doctor ademas de tener una gran sapiencia sabe poner en cronica una pasión desenfrenada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efe, entiendo que es así....que sabe mantener la pasión. Un saludo.

      Eliminar
  7. Ui si, em dones el seu telefon, es que em sembla que em trobo molt malament...!!! Deu n'hi do la història.
    Petonets Guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ssshhh, no tengo su teléfono pero....creo que le conoces ;) Petonets

      Eliminar
  8. ESTE DOCTOR SI QUE TE QUITA LOS DOLORES,,, PERO ME PARECE A MÍ QUE TENDRAS QUE VISITARLO MUCHAS MAS VECES, HAY QUE EVITAR ALGUNA RECAIDA.
    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, que no aún no he pedido hora....si es que lo mío no tiene cura! Besazo

      Eliminar
  9. madre mía belkis......yo quiero uno que te folle asi...uff, te importa que cuelgue esta historia en mi blog como despedida? me correría de placer despedirme así y asi abro otro blog con esa impronta dejada en el actual...ahora que viene una epoca de placeres en mi vida.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. limoncello, yo también quiero uno que folle así, bueno....uno que folle, jajaja, sin más.
      De momento, sólo son palabras, un relato.
      Como habrás leído, no es un relato mío, y yo ya pedí autorización a su autor para publicarlo.
      Si quieres, me pongo en contacto con él a ver qué le parece, y te digo ok?
      Besos y suerte en esa nueva etapa de placeres que espero que compartas -literariamente al menos- con nosotros.

      Eliminar
  10. si por favor, si no te molesta mucho...y asi me despido con un doctor amor y abro otro blog muy gamberro y te aviso claro :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. limoncello, te envío respuesta por correo

      Eliminar
  11. Uy creo que te van a salir muchas amigas pidiendote el telefono del doctor amor jejeje

    ¿Que tal cielo? como vas a pasar esas navidades? supongo que como todos, con la familia y amigos

    Disfruta de estas fiestas, que pases unas lindas navidades, un abrazo desde mi isla

    FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adis, sí, como todos y como siempre. Es lo que hay. Feliz Navidad, guapa!

      Eliminar
  12. Ah, en cuanto al doctor amor, creo que os lee. Y si no, os pongo en contacto con él.

    ResponderEliminar
  13. Repartiendo amor va por todas partes jejeje. Vas a tener que seguir poniéndote la máscara y visitarlo todos los días si hace falta...
    Besos.

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.