martes, 20 de abril de 2010

Estrés


Últimamente ando muy estresada y mucho trabajo. Deberían contratar a más gente y darnos un respiro a los que ya vamos con la soga al cuello.

Ya ni siquiera puedo pasarme por aquí, y lo que es peor aún, por allí, por vuestros blogs. Con lo que me divierto y aprendo en ellos! Y lo que me relajan!

Ahora necesitaría unas mini-vacaciones. Me conformaría con menos aún: quizás con un masaje, para desentumecer tensión.

Os dejo un video a raíz del cual ahora entiendo por qué las camillas de los masajistas tienen un agujero para que introduzcamos la cabeza (yo creía que era para respirar o para tener las cervicales en una posición más cómoda, pero por lo visto no es así).


video

12 comentarios:

  1. Pues a mí se me ocurre una lengua que comienza a lamer tus párpados, que baja por las mejillas hasta tus labios, que moja tu cuello y luego dibuja anchos círculos sobre tus senos, que camina hacia tu ombligo recorriendo la anchura lunar de tu vientre en espirales, que viaja a la y griega que dibuja tu pubis entre las piernas cerradas, que se abre paso entre tus muslos hacia la hendidura y la barranca cálida y salada en que toda mujer es una eva primigenia y así tú, dulcemente atada en la camilla del masaje, sin poder moverte, incorporarte, girarte, sólo gemir, gritar, protestar o consentir, ser llevada a donde quieres y no quieres, a donde eres y no eres, a donde te confundes con el placer que ya es toda tú y ocupa tu conciencia, tú toda placer, estallando, estallando, poniendo las paredes perdidas de estrés de colores, estrés que gotea como brillante pintura arrojada sobre un lienzo por un violento y salvaje y loco pintor contemporáneo, y quedar tan vacía de estrés como llena de placer y sentir que universo y tú sois uno y sois la misma y por fin dios es una mujer y se llama como tú, porque nada puede haber más grande y decir que sí, que una mierda el volcán de Islandia, que ahora sí que lo van a tener crudo los aviones.

    ResponderEliminar
  2. Alonso....me he quedado sin palabras. Creo que cuando me recupere del impacto que me han producido las tuyas, podré contestarte con más acierto.

    ResponderEliminar
  3. Dado que Alonso ya se ha ocupado de ti, yo me ocuparé de comprobar una vez más cómo los hombres vamos siempre de machitos, y en cuanto nos ponen una mujer hecha y del revés ante los ojos... ¡salimos corriendo!

    Espero que al menos con este blog te desestreses un poco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. nolaaxe, no sé si será mucho suponer que yo sólo me he ocupado un poquito. Tal vez belkis no rechazase algo más de atención... Se me ocurre, vaya.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno.....sigo tan estresada que ni me paseo ya por aquí.
    Alonso, sigo alucinada. A veces no nos impactan tanto unas palabras y lo que expresan como de quien provienen. Y en tu caso sigo alucinando por ambas cosas.
    Aún así no me cabe la menor duda de que sería la mejor manera de curar mi estrés. Así es que gracias...al menos por escribirlo.

    ResponderEliminar
  6. Nolaaxe, pues algo me desestresa pero....últimamente el estrés supera a la dedicación al blog.
    Y sabes? Alonso tiene razón: tengo tanto acumulado que podría con él, luego contigo, con todo el que se presente......y seguiría estresada! jajajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pues la cosa es que yo también estoy estresadísima... esto... que... osea que muy estresada. Pero mucho, mucho, mucho, eh? Vamos... que... un manojo de nervios, no sé si ha quedado claro.
    Alonso, que... estoy en la camilla de la izquierda, si no te da repelús circular en esa dirección... quedo en tus manos :-))

    ResponderEliminar
  8. Bel, mira que hay por la red chicas "desinhibidas" contando lo que yo llamaría pamplinas o mentecateces. Yo te veo a ti sincera y tan sencilla como te muestras. No, no eres una calientapollas. En cuanto a escribirte unas palabras eróticas, dales el justo valor. Yo fui una locomotora, y quien fue, algo puede contar. Eso se lee en mucho menos tiempo de lo que debería durar. Una cosa que me quitó del sexo compartido fueron las prisas. Las de ellas, claro. Y su inepcia. Y su vagancia. Pero hablo sólo de unas pocas, jamás de todas. Me hago el misógino cuando no lo soy. Y el misántropo cuando tampoco.

    ResponderEliminar
  9. Esttivalia, no sabes tú bien cuántas veces he escuchado un "no", explícito o implítico, de labios de mujeres. Los varones, como los toros de lidia, estamos hechos a insistir, y a veces acabamos como ellos, como los toros de lidia, con las orejas cortadas. Y el rabo, que es peor. Pero la cosa es insistir. Yo me quité de insistir, pero aún camino muy bien por derecha, por el centro, por la izquierda y hasta por los extremos de todos los extremos (le debo a belkis un post sobre la campana de Gauss, mecachis). Tienes mis manos tendidas. Las dos.

    ResponderEliminar
  10. Alonso, que al final te van a faltar manos.

    ResponderEliminar
  11. Alonso, que no había visto ese otro comentario tuyo. Gracias: sí, me considero sincera y sencilla. En cuanto a lo de que no me consideres una calientapollas....supongo que también debo tomármelo como un cumplido. Si es que yo ya no caliento ná de ná

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.