domingo, 7 de julio de 2013

Preparando una cita

A raíz de mi entrada anterior, un lector me envió un correo, en formato relato. Le pedí autorización para publicarlo en el blog, y permiso concedido con la única condición de permanecer en el anonimato. Verás, querido lector, que también he sustituido su nombre, y la llamaremos "ella". En el relato sólo saldrá mi nombre.
Muchas gracias, por escribir, por escribirme, y por el permiso. Y sobre todo, por excitarme a la vez mente y coño, algo no siempre fácil.



Tenía que pensar un plan para follar con Belkis,una bloggera de Barcelona que andaba pidiendo caña. En realidad pedía un amante estable pero pensé que tampoco iba a desperdiciar un buen polvo conmigo, un hombre casado, experto y liberal. Digo bien, un buen polvo, porque aunque Belkis pidiera sólo sexo, toda mujer es siempre una bomba de relojería de compleja factura y peligrosa manipulación. Había que pensar el plan muy bien, digo, y había que tomarse tiempo para dar con todos los detalles.

Pero para pensar en buen sexo hay que estar muy animado y con tanto lío en la cabeza no es fácil encontrar  la ocasión. Pasaban los días y no se me ocurría nada, hasta que una tarde en que había llegado un pedido de ropa erótica comprado por internet para una próxima quedada swinger, ella,mi mujer ,se puso a probarse modelitos.  De tanto en tanto oía el ruido de sus tacones por el pasillo, se abría la puerta de mi despacho y me decía: ¿qué tal?¿qué te parece?  Uff, con todos y cada uno de los conjuntos (mallas, minivestidos, dos piezas, etc) estaba espléndida, supersexy, y la polla me daba saltos de alegría dentro del pantalón dejándome sin palabras. Dado que apenas podía decir otra cosa que interjecciones, me levantaba para hacerle alguna foto con el móvil o para arrimarme a ella melosamente, pero siempre se escapaba por el pasillo entre risitas y protestas (¡ahora no…! ¡luego!) para volver al cabo de un rato con otro modelito y repetir la escena, volvérseme a levantar la polla y acabar la tarde con el slip humedecido.



Luego la noche se complicó y nos metimos a la cama muy cansados así que el calentón de la tarde habría que guardárselo para otro día. De todos modos y a pesar de que aún hacia fresco, yo me acosté desnudo, abracé a ella, que estaba algo destemplada y me puse a darle cariños.  A veces, cuando entra en calor, ella me corresponde, pero aquella noche se quedó dormida al instante, y dicho sea de paso, yo también.  Claro que…, cuando me acuesto desnudo  (es algo que ya tenía previsto…) el fresquito en el estómago me suele despertar  a media noche y…, nada mejor que ese calentón vespertino previo y esa duermevela nocturna para… pensar en el polvo con Belkis.

Asocié las profundas respiraciones de mi mujer al susurro de las olas del mar y empecé sin prisa, imaginando el lugar de mi cita con Belkis, la forma en que nos encontraríamos, alguna sorpresa y otros detalles, y poco a poco fui entrando en calor imaginándola ya semidesnuda. Creo que fue entonces cuando sentí que  tenía la polla morcillona y bajé la mano para acariciármela. Y aunque últimamente me gusta tocármela muy muy suavemente,  tan suave que apenas me muevo, me separé un poco de mi mujer.




Hace años, antes de que hubiéramos dado el paso al mundillo liberal, una noche en que me pilló meneándomela me afeó la conducta, y recuerdo que me entró el mismo sentido de culpabilidad de cuando era un adolescente; pero últimamente, si me pilla meneándomela no sólo se ríe, sino que se siente orgullosa de mi y hasta, si puede, se suma a la fiesta. De todos modos, y como se había acostado muy cansada y con el despertador puesto a las seis de la mañana, no quería despertarla, así que mientras seguía imaginando detalles del polvo con Belkis me la acariciaba con mimos y pequeños toques  que es como siento de verdad la sensación creciente de su dureza.

Sólo cuando empecé a imaginar mis embestidas en el coño de Belkis me dio por sacudirme la polla de la forma más convencional. Estaba llegando ya al punto en que pondría en boca de Belkis ese dicho guarro que tantas veces escucho últimamente en boca de ellas…: ¡córrete ya cabrón!, y atendiendo más a mis embestidas imaginarias que al posible movimiento que hiciera en la cama oí un respingo detrás mío, noté que mi mujer se me pegaba, me metía un dedo en el culo y me decía: venga ya, córrete cabrón…. Ahhh! Pillarme in fraganti, sentir su dedo en el ano y oír sus duras palabras..., ahhh ahhh, y estallé como un globo: puaaaaaahhhh.




Ella no tardó ni medio minuto en volver a dormirse. Fue tan rápida su vuelta al sueño que llegué a pensar si no se habría despertado del todo y que a la mañana siguiente recordaría la escena como de un bonito sueño suyo. Yo me fui extendiendo el semen por el pecho mientras intentaba volver a pensar en cómo podía acabar la fiesta con Belkis, pero ya no tenía la imaginación tan fresca como antes y me empezó a invadir la modorra. Visualizaba imágenes sueltas de esos momentos de alegría que siguen a un feliz primer encuentro con sexo, pero no conseguía hilar un guión y acabé por quedarme dormido.

Cuando sonó el despertador, ella se volvió a acurrucar junto a mí como cuando nos dormimos, me empezó a devolver los cariños y besos del comienzo de la noche, me cogió la polla, y al instante se me puso como un palo. Buenos días mi amor, me dijo, y se levantó. 


Como en el desayuno no me dijo nada de mi paja, pensé que o bien no se había enterado de lo ocurrido a medianoche…, o mejor, que estaba encantada con mis planes de follar con Belkis y con los efectos que me producía. 



26 comentarios:

  1. A veure si buscant "un" amant et trobaràs amb la parelleta :P

    Bon diumenge Guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ssshhh, pareja yo? jejeje....va a ser que no. Petonets

      Eliminar
    2. He dit parelleta, no parella, i em refereixo a que tindries dues opcions en lloc d'una sola (el noi porta noia incorporada...)

      Eliminar
  2. Excelente entrada... el principio de una buenisima amistad?

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, sí, puede que sí, en la distancia por eso. Besotes.

      Eliminar
  3. Més llenya al foc per uns dies ja calents......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Gasull, para mí se presenta un verano muy "frío".

      Eliminar
  4. Qué bien escrito que está. Menuda "proposición".
    Si es que admiradores te sobran ;)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Devastiel, a que sí. Me gustó mucho lo bien redactado que estaba.
      Belkis tiene algunos admiradores, virtuales por eso. Yo, no. Besos.

      Eliminar
  5. VES COMO PONES A MAS DE UNO, JEJEJEJEJE...
    ERES UNA CHICA MUY EXCITANTE.
    UN GRAN RELATO.
    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, jajajaja...qué va! Lo que pone es el morbo del misterio, nada más. Besazo

      Eliminar
  6. Creo que el escritor se ha ganado un premio. Un buen premio... Me ha calentado hasta a mi...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mí, cuando me pilla dándole a la zambomba, me llama como al bicho ese del que sacan las morcillas, ya sabes....

    ResponderEliminar
  8. Pues ahora que pienso, nunca me han pillado en medio de una paja.

    Si palpan y notan la dureza... les da por seguir con el juego ellas... y yo encantado!!!

    Buen relato.

    Beso.

    ResponderEliminar
  9. Todo es posible, pero las dificultades son piedras en el camino. Estos relatos nos caen mkuy bien.
    Moni.

    ResponderEliminar
  10. Bcn… ciudad extraña ;)

    Besos, Lady.

    ResponderEliminar
  11. Uaooooohhhh ! ! !
    Esto se pone interesante... y morboso ! ! !

    Espero ansioso la continuación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen relato, ese anonimo me parece que no quiere solo morbo sino un buen polvo contigo querida

    besitossss

    ResponderEliminar
  13. Elvis, es que el escritor es bueno, eh? Imagina el calentón que sentí yo cuando recibí esto por correo!

    Domina y Efe, me gustaría ganarme su confianza para que me/nos regale un relato más jejeje. Besos a ambos.

    Toy, jajajaja, bueno, hazle comprender que "tocar la zambomba" produce música celestial.

    Teo, no, a mí tampoco me han pillado nunca...lástima! Beso.

    Moni,a que sí? Te invito (y a todos) a que me regales un relato...un pelín erótico, vale? Besos.

    Beau, tan extraña como preciosa. Pero yo no vivo en ella. Beso.

    Vlixes, a mí me gusta cómo acaba, cómo ha quedado, con el "asunto" en el aire jejeje. Pero si el autor quiere continuar...adelante. Besos.

    Adis, tú crees? Yo creo que tiene una muy buena compañera! Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Cielo, aunque tenga una buena compañera, si eso le hiciese feliz ¿que hace escribiendote? los hombres por naturaleza son como abejas, que pican en distintas flores, y creo que tu jardin le atrae

    besos

    ResponderEliminar
  15. Adis, como no creo que el autor conteste, me tomo la libertad de hacerlo en su nombre.
    No creo que yo le provoque morbo ni ningún instinto sexual, pero sí que hay algo que nos une: nos gusta escribir el sexo. Él además, lo practica jajaja.
    Y además, él lo escribe genial y le pedí unas líneas para mí....eso es todo, de verdad.
    En este caso, y siempre.
    Ya me gustaría a mí ir levantando....pasiones! Besos

    ResponderEliminar
  16. muy bueno el relato, me ha recordado a mí mismo en alguna noche de calentura con mi mujer al lado dormida y yo dale que te pego jeje. Besos desde Córdoba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PacoLuis, si es que esos momentos de dale que te pego son geniales! ¿Y nunca se ha despertado y la has invitado a participar? Córdoba....ufff, qué calorcita ahora eh? Besos.

      Eliminar
  17. Belkis, ya sabés que, aunque el contacto es virtual, la "calentura" se da también en el mundo real.
    Si dejaras que todo este mundo tuyo, tan rico y sensual, no quedara confinado al blog... las

    palabras pasarián a ser hechos...
    Animate...!!!
    Besos desde buenos aires de...
    nosotros dos

    ResponderEliminar
  18. NosotrosDos, mi supuesta sensualidad, o morbo, o las ganas que yo tenga de...no las confino al blog, de verdad.
    Lo que pasa es que los de ahí fuera no se dan cuenta de todo eso...
    O, como me dijo una vez un lector: "una cosa es el personaje y otra, la persona". Quizás fuera yo no sea igual, pero no lo creo...la diferencia es que los de aquí me sentís, los de fuera sólo me ven.
    Besos a ambos.

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.