martes, 30 de abril de 2013

Cuarenta grados a la sombra



Querida Maribel,

Ya llevo una semana aquí de vacaciones en el pueblo, con los tíos de mis padres, y lo estoy pasando genial. Hace un sol que abrasa, pero me llevaré de vuelta un buen bronceado.

Dentro de pocos días llegarán mis padres, con mi hermano pequeño, y entonces nos trasladaremos a casa de mis otros tíos…. Y ufff! Lo estoy deseando. Allí estoy mejor, porque estaré más tranquila….verás. Voy a contarte algo que no me atreví nunca a contarte.

¿Recuerdas cuando hace unos días salimos las chicas por la tarde a tomar un helado? ¿Recuerdas que estuvimos hablando sobre la masturbación y las cinco negamos rotundamente que nos masturbásemos?
Pues no es cierto. Yo no me lo creo. Y además te diré que yo mentí.

No hace mucho que empecé a hacerlo y ni siquiera recuerdo cuándo ni por qué. Pero sé perfectamente el cómo. Lo hago siempre igual. ¿Sabes ese cepillo redondo, bien gordote, con el que me aliso la melena? Pues con su mango de madera. No lo introduzco todo, sabes? Por alguna razón me duele, pero creo que algún día eso cambiará. Pero me acaricio con él. Abro las piernas, me acaricio con su punta a todo lo largo y ancho de mi sexo, y luego hay un punto en el que me gusta más…. Ahí sitúo el palo perpendicular, y lo muevo, rápido, muy rápido…y entonces….no sé muy bien cómo explicarte lo que siento. En la vida he sentido nada igual, nada tan placentero. No sé si eso es un orgasmo, pero si no lo es debe ser lo más parecido.

Al principio lo hacía por las noches. Me quedaba en la cama, leyendo, o a veces a oscuras, pensando…y esperando a que no se oyese ningún ruido en mi casa, a que todos estuviesen dormidos, para hacerlo… Y luego me quedaba dormida. Poco a poco, necesitaba hacerlo más veces. Acababa exhausta pero llena de una sensación que, como te digo, no sé explicar muy bien.

Ahora necesito hacerlo muchas veces, cuantas más mejor. Cada vez que tengo ocasión, me encierro en el baño, cojo el cepillo, me bajo las bragas y me acaricio, me introduzco el mango, sólo un poquito, apoyada contra la pared y sujetándome a la pila.

Hace muy poco he empezado a practicar con los dedos, con mis propias manos, con mi propia piel. El placer ha aumentado mucho más, y el control también. Creo que cada vez lo hago más y mejor.

¿Sabes que me pasó hace un par de días? Resulta que nos obligan a echar la siesta. La verdad es que debe hacer más de cuarenta grados, y otra cosa no se puede hacer con este calor tan sofocante. Como somos tantos en casa, yo comparto habitación con una prima de 19 años y con una prima de ésta, que tiene 7.
De repente, sentí unos deseos enormes de tocarme. No podía ir al baño pues la tía Antonia, que aún andaba fregando cacharros en la cocina, se daría cuenta, me preguntaría y me regañaría, mandándome a la cama de nuevo. Así es que esperé hasta que me pareció que tanto la chica como la niña ya estaban dormidas.


La habitación estaba totalmente a oscuras. Parece ser que así se está más fresquito, cerrando puertas y ventanas a cal y canto.
Desabroché el botón de mi pantalón corto, y metí mi mano entre mis bragas. Empecé a acariciarme. Estaba tan mojada, que parecía que me hubiese meado. Creo que nunca me lo encontré tan húmedo. Dicen que cuanto más excitada estés o más ganas tengas, más húmeda estarás.

Continué acariciándome. Noté desde el principio que esta vez era diferente a todas. Aunque intentaba no hacer ruido (me he vuelto una experta en eso), creo que me movía más de lo que lo hago normalmente. Movía mis caderas hacia mis propios dedos, empujaba más con ellas invitándolos a ellos a entrar más en mí, a acariciarme cada vez más rápido, más intenso…

Supongo que inconscientemente me estaba moviendo y entonces la niña me preguntó que por qué me movía tanto en la cama. Me quedé paralizada. No sabía qué hacer ni qué decir, y yo aún no había terminado….y tenía que terminar como fuese. No sé si tú conoces ya esa sensación o no, Maribel, pero cuando tienes ese momento, ya nada ni nadie puede pararte.
Le dije que se durmiera. Me dijo que no tenía sueño. Le insistí. Y finalmente, le dije que mecería la cama hasta que se quedase dormida.

De esta manera, pude acabar. Y aunque el placer fue mayor que ninguna otra vez, tuve que acabar mordiéndome un brazo para no gritar. Sólo esperaba que no me quedase ninguna señal y no tener que dar ninguna explicación.


Maribel, guapa….creo que nos han engañado. Creo que el sexo no es nada sucio o algo que sólo debamos practicar cuando nos casemos. Nos han estado informando mal, me parece.
De todos modos, prepárate. En septiembre empezaremos el instituto. ¿No es en esta época cuando se supone que pierdes tu virginidad, cuando sales con chicos, cuando tocas y te tocan? Sea como sea, abramos la mente, Maribel…..y si se puede, también las piernas! A mi vuelta seguiremos hablando de esto vale? Besitos.

Un pueblo de Extremadura, 7 de agosto de 19XX

31 comentarios:

  1. Hoy tuve ganas de estrenar Sección.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta cómo has descrito esa inocencia, ese descubrimiento del placer. De forma muy natural, muy fiel a cómo suele suceder. Me alegra esta nueva sección, promete. Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Devastiel, más o menos así lo viví yo. Esta sección será cartas que nunca llegué a enviar, pero no todas fueron en la adolescencia. Besos.

      Eliminar
  3. Maravillosa nueva sección, me ha encantado leerlo, me he metido de lleno.
    Enhorabuena belkis.
    Besos varios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amowhor, así me gustas....cuando te metes de lleno! jejeje. Besos varios.

      Eliminar
  4. Vaja....ara jo també estic a quaranta graus. Més cartes tens?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Gasull, pues si lo que tienes fiebre el único remedio ya sabes cuál es: sudar! jejeje. Más cartas....sí, algunas...espero atreverme en esta ocasión a enviarlas, aunque sea al espacio internauta.

      Eliminar
  5. Wawwwwwww q descripción más sabrosa de algo tan natural y sin embargo solemos hacer a escondidas. Uish si las paredes de esa casa de Extremadura hablaran. Me encantó... más, más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, si hablaran todas las paredes que me rodean....jejeje. Besos.

      Eliminar
  6. Me alegra que, en lugar d eirte, hayas estrenado nueva sección.
    Ahhhh! Las siestas veraniegas en penumbra! Me has llevado de nuevo a mi adolescencia.

    Enhorabuena, y a Maribel, por darse cuenta tan pronto del engaño de la mala-educación-cristiana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vlixes, a veces voy, a veces vengo...
      Sabes? Maribel tardó un poco más en darse cuenta. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cuantos recuerdos me ha traido tu relato, muy bueno por cierto, besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adis, que levante la mano quien no haya tenido una adolescencia ardiente,....aunque haya sido a solas! Besos.

      Eliminar
  8. UN GRAN INICIO DE SECCIÓN,,, TODOS HEMOS DESCUBIERTO ESAS COSAS,,, SIEMPRE CON INOCENCIA Y CURIOSIDAD,,, PERO ES TAN PLACENTERO.
    ME ALEGRA SABER QUE SIGUES EN LA BRECHA.

    UN GRAN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, inocencia no sé, pero curiosidad aún me queda mucha! Besazo.

      Eliminar
  9. No, no es sucio, el sexo es bonito. Buenas piernas la segunda imagen, invitan a moderlas un poco. Algún día van a ser tuyas las piernas y nosotros con la ignorancia.
    Moni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moni, el día que aparezcan mis piernas aquí (que por cierto, un cachito ya aparecieron) os váis a enterar, no te preocupes.
      Por cierto....anda! Acabo de recordar que tengo una foto de piernas pendiente de publicar...pediré permiso a su dueña.
      Te va a gustar. ¿Se te puede considerar un fetichista de las piernas?

      Eliminar
  10. Me ha encantado tu forma de narrar desde el asombro y el descubrimiento y las ilusión en seguir descubriendo. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aires, gracias.....sólo era una carta. Besitos.

      Eliminar
  11. Que buenos recuerdos de las primeras veces...

    A mi me decían que me quedaría ciego si hacia esas cosas... que cosas, eh???

    Beso.

    ResponderEliminar
  12. Teo, sabes lo que me decían a mí? A mí me decían que las chicas que se masturbaban mucho (entonces no lo llaman masturbarse sino tocarse) era porque les gustaba demasiado ir con hombres.
    Jo, y me lo creí! Y desde entonces estoy dale que te pego jajaja. Beso.

    ResponderEliminar
  13. Toro Solitario, yo diría que ni mejores ni peores sólo que diferentes, no crees? Beso, torito.

    ResponderEliminar
  14. uf!
    que cartita para leer al medio día en la ofi!

    ya veo que me he perdido un montón de publicaciones tuyas!
    besos
    f

    ps: me permite?

    ResponderEliminar
  15. No hay duda que hay placeres que nunca son solitarios del todo.
    Nos leemos.

    Saludos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Ampuero, hay placeres que lo son tanto en solitario como compartidos. Saludos.

      Eliminar
  16. ¿Puedo sugerir una continuación?:
    "Del cepillo para el pelo, al cepillo dental eléctrico, con su suave ronroneo....".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toy, me pregunto ahora de dónde vendría la idea de quien inventó el primer vibrador jajaja

      Eliminar
  17. ¿Por cierto, ¿qué se estará haciendo la chica de la primera foto en el pajar?.

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.