viernes, 30 de agosto de 2013

Porque yo lo valgo

Uno de los motivos por los que nunca envié estas cartas de esta sección es porque transcurrió demasiado tiempo. En esta ocasión, en cambio, no ha pasado tanto tiempo. Sé y me consta que ya no entras aquí, pero si entrases y leyeses esta carta, avísame y así me ahorro el sello ;)


Querido P…
Nos conocimos por un medio que en otra época hubiese sido inusual e impensable: internet! Qué gran mundo!
No hubo ninguna pretensión de nada que no fuese charlar y conocernos, y así fue hasta que surgió la posibilidad de conocernos personalmente. Tú enseguida accediste a mis condiciones que no eran otras más que fuesen en un día y un horario determinados, y ya concretaríamos el lugar, que sería más difícil teniendo en cuenta que nos separaban unos cuantos kms, nada insalvable pero eran un problema.
Y no llegamos a concretar. Sin más y sin previo aviso, desapareciste dos o tres días antes del supuesto encuentro. No contestabas a mensajes ni a correos, y decidí que “estas cosas pasan” y no darle más importancia.

Al cabo de un tiempo reapareciste en mi móvil presentando mil excusas por haber sido tan cobarde y no presentarte. Sin que tú lo pidieras y sin que yo lo concediera, surgió de nuevo una posibilidad. ¿De qué? Ni siquiera lo sabíamos, de conocernos, de ser amigos…de lo que fuese.
Esta vez fui más previsora y antes de volver a hablar de vernos, te mandé una fotografía, algo que no suelo hacer prácticamente nunca. Si ibas a tener miedo, yo quería que al menos fuese real.  Y cuál no sería mi sorpresa que aún te entraron más ganas de conocerme al verme! Y el sitio lo concreté más (claro, tendría que haberte dado las coordenadas exactas jajajaja).
Yo, en cambio, no sentía nada más que curiosidad…y aprecio.

Llegó el día y hora previstos, y nos encontramos en el sitio en cuestión. Con una hora de retraso pues te desorientaste y fuiste a otro lugar. No me lo tomé a mal, era normal, bastante esfuerzo hiciste en desplazarte.
Cuando te vi, no sentí nada especial. Dicho de una manera muy, muy bestia…mi coño me pedía que me largara pero mi cabeza y mi corazón me decían que quizás valías la pena, que quizás tenías mucho escondido por ofrecer, que quizás las palabras incendiarias de tus mensajes y tus correos sólo fuesen el preludio de algo. Y me quedé.

Estuvimos tomando copas en un par de sitios. Tú apenas abrías la boca. Y yo, que hablo hasta por los codos, fui sacando temas y así fue como nos conocimos más: trabajo, familia, ilusiones, decepciones,… Pero si yo me quedaba callada, se hacía el silencio. Pensé que eras tímido, muy tímido. Poco a poco, me fui quedando sin palabras, sin temas de conversación…sí, ya es  raro en mí, lo sé.
Cuando fuimos al segundo local, me dijiste que al fin había acertado y que te gustaba mucho. Joder! Me dije que si no te había gustado el primero, por qué no lo dijiste antes? Bueno, al menos aquí estuviste un poco más distendido en la conversación.
Yo seguía sin tener ningún interés especial, sin sentir ese cosquilleo especial que siento a veces, pero allí estaba, esperando que surgiese tu-otro-yo, jajajaja.


Decidimos marcharnos, hacia mi coche, que por cierto yo no encontraba. Cualquiera que haya tenido la ocasión de quedar conmigo, sabrá que es algo que suele pasarme muy a menudo jajajaja, lo siento, soy despistada y de noche me desoriento (pero nunca tanto como para perder la cabeza, sólo pierdo el coche).
El caso es que tú me guiabas por aquellas cases hacia mi coche, y eso que no conocías para nada aquella zona, yo sí. Caminabas varios metros delante de mí. Ahí te delataste, querido. Ahí me di cuenta de que no tenías el más mínimo interés en mí. No caminabas a mi lado… y eso, en otra persona, lo hubiese visto como un gesto machista (fíjate qué clase de hombres hacen eso por la calle). Parecías tener tú más prisas en encontrarlo que yo misma.
Te acompañé a la zona donde dejamos tu coche, me bajé para despedirme y ahí ya vino la definitiva. Me diste dos besos en las mejillas y me dijiste que ya me llamarías para quedar en otra ocasión.
Querido…ahí la cagaste! Tal y como te comportaste durante todo el tiempo, demostrando creo que tu total desinterés, no tenías que haber puesto encima de la mesa la posibilidad de volver a vernos. Eso es mentir, peor aún, enmascarar la verdad.

Evidentemente, no se ha vuelto a producir ese nuevo encuentro y ni siquiera he sabido más de ti. No pasa nada, no nos gustamos y eso es relativamente normal. Lo que me jode es que me tomen el pelo. Así es que me partí el culo cuando al cabo de pocos días recibo un correo de una persona que me proponía quedar para follar. Así, literalmente, sin presentaciones ni nada. Pensé: “bueno, al menos éste habla alto y claro”, jajajaja.

No tenemos edad para jueguecitos, querido, y lo sabes. Si querías una amiga, la tenías. Y podías haber seguido teniéndola aunque no te gustase físicamente. Y si lo que querías era follar, te mostré el catálogo antes de que salieras de compras, no?

También quiero decirte que, aunque en un primer momento tocaste un pelín mi autoestima, me recuperé rápido. Muy rápido. Puedes aspirar, por supuesto (todos tenemos aspiraciones) a quedar con una tía cañón, una tía 10, y si encima es inteligente (porque tú lo eres bastante, o al menos lo parecías), ya de puta madre. Pero ojo….las tías cañón no se conforman con cualquier tipo, que lo sepas. Pocas veces habré pensado yo que he estado con un tipo que no me merece, que yo valgo más físicamente que él, y no sólo físicamente sino en muchos más sentidos…así es que con esta carta quiero agradecerte que me hayas hecho vivir esa oportunidad, uno de esos momentos en que sé que no sólo soy una “gran chica” sino que soy grande por muchas más razones, y que yo sí que me merezco algo más.

Besos!

23 comentarios:

  1. MUY BIEN DICHO... ERES UNA GRAN CHICA Y EL QUE NO LO VEA ES QUE ES TONTO.
    TE MERECES LO MEJOR.
    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, por supuesto que sí! jajaja. Aunque cuando dije que soy "una gran chica", esas palabras tenían otras connotaciones. Besazo

      Eliminar
  2. Las margaritas no son para los cerdos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vlixes, gracias. Pero ni yo soy tan margarita ni él es tan cerdo. O sí? jajaja. No; creo simplemente que reaccionó como hubiese reaccionado cualquier hombre...normal y corriente. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Disculpa, no quiero entrar enpolémica al respecto, pero "cualquier hombre" no.
      Una persona normal, hombre o mujer, hubiera sido atento y educado, al menos. Y con un poco de arrestos para ser medianamente sincero, sin necesidad de ser grosero. Y mucho menos un "cojonines" al salir corriendo para no enfrentar una situación que debía haber valorado entre las dos posibles antes del encuentro físico: "Me gusta/no me gusta".Así como "le gusto/no le gusto".
      La educación y las buenas formas deben estar por encima de todo, ¿no? Sea el contacto virtual , personal o accidental; en una cita a ciegas, a oscuras o un tropezón ena calle.
      Lo dicho: un abrazo fuerte, y como ya han dicho otros aquí, ni el sello merece

      Eliminar
    3. Vlixes, cuando dije un hombre normal y corriente, no quise decir que todos lo seáis; aclaración ésta para que no se me malinterprete.
      Por cierto, ¿tú sabes cuánto vale un sello? jajajaja

      Eliminar
  3. A veces es mejor no avanzar más, ya sea en una relación o en la vida misma, si ves que el estado actual es bueno. O que implique el riesgo de estropearse.
    Una pregunta, que presientes tendrá una respuesta que no quieres oir porque no te conviene.
    Una acción, que ante la duda y algún presentimiento, finalmente ejecutas y después te arrepientes.
    Una amistad virtual que funciona, y se deshace cuando deja de ser virtual.
    'Curiosity killed the cat'. La curiosidad mató al gato; si el 'gato' no merecía la pena, quizás su muerte no tuvo la mínima importancia.

    Belkis, quédate con ese consuelo: Hay muchos gatos rondando por las calles y por internet.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milady, para gatos estoy yo! Creo que la próxima vez no me conformaré con nada menos que un león jejeje. Besotes

      Eliminar
  4. Milady, qué sabia eres! Agradezco tus palabras aunque en este caso yo no necesitaba consuelo.
    Si no hubiese desaparecido él, habría tenido que hacerlo yo y a mí me cuesta más hacerlo porque odio los que desaparecen sin más. Besotes

    ResponderEliminar
  5. Es curioso esto de las citas a ciegas.

    Personalmente, siempre me he presentado a ellas, siempre he sabido en la primera cita si había química o no, pero lo que jamas he hecho es desconectar de esa persona. Aunque no me atraiga, siempre mantengo el contacto, porque si hemos conectado virtualmente, significa algo, sin duda.
    No he conocido muchas mujeres por internet, pero las que lo he hecho, trato por todos los medios de mantener contacto, independientemente del físico, ya que todo el mundo nos aporta algo.

    Beso.

    ResponderEliminar
  6. Teo, es que no era una cita a ciegas, totalmente. De hecho, totalmente a ciegas las desaconsejo.
    Tu actitud o tu reacción creo que es la más inteligente, coherente y plausible. Beso.

    ResponderEliminar
  7. pues los cerdos no se si cpmen margaritas perp donde mrjor estan es en el plato y en embutidos,

    besitos,

    c,

    ResponderEliminar
  8. No hay duda q eres una mujer con dos dedos de frente y eso, es lo 1º. En cuanto a él no me voy a posicionar porq ya stá todo dicho y además es mejor dejarlo.

    Ni te molestes en gastarte en sellos.

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, sí, vamos a dejarlo. Besos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. menudo capullo! bastante le aguantaste hasta el segundo local jajaja
    pero ya te digo yo que este follar, lo que se dice follar, follará muy poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. decero, yo no me atreví a decirlo tan claro

      Eliminar
  10. "Pero ojo...las tías cañón no se conforman con cualquier tipo..."

    Esta frase es muy discutible, belkis, pero que MUY discutible...

    ResponderEliminar
  11. Pues si , pues si...estoy de acuerdo contigo!

    Alguna vez me ha pasado, sobre todo este verano que he tenido citas a ciegas ( literales) y hay dos cosas claras, primero cierta honestidad, con educacion por supuesto, y segunda, sacar el maximo partido, puede que no follemos, pero al menos vamos a divertirnos.

    El resto es ser un triste y tener poca calidad como humano ( como divino, ni aproximacion jejejejeje)

    Bss y portate bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro, exacto! No era cuestión de follar, pero.... Y ya ves, que yo sí que me porto bien, siempre. Besos.

      Eliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.