miércoles, 23 de enero de 2013

Un día no cualquiera 1ª parte




No es que estuviésemos saliendo ni que tuviésemos ninguna relación y mucho menos seria. Habíamos quedado varias veces, y todas ellas acabamos teniendo sexo, mucho y bueno. Ambos parecíamos insaciables y ambos acabábamos plenamente satisfechos, hasta que volvíamos a empezar de nuevo. Y cuando no estábamos juntos, él se encargaba mediante correos, llamadas o mensajes cargados de alto contenido explícitamente sexual, de encenderme y mantenerme ávida de deseo hasta que volvíamos a encontrarnos de nuevo.

A pesar de eso, o quizás por eso, me sorprendió tanto su propuesta. Me pidió que le acompañase a un club liberal, donde mantendríamos sexo con otras personas en todas las vertientes que quisiésemos.
Me explicó que él había estado en varios y me describió situaciones realmente morbosas que había vivido en ellos. Ahora quería ir a uno nuevo del que le habían hablado, y que la primera condición era entrar en pareja. Después, cada cual hacía lo que quería con quien le apeteciese, pero había que entrar en pareja.
Le pregunté si él y yo mantendríamos relaciones una vez dentro, y me dijo que ya improvisaríamos, pero que probablemente sí. Y si iba a tener sexo conmigo, por qué no podíamos tenerlo en su cama, en la misma en la que ya lo habíamos tenido en varias ocasiones.  Me comentó también que tenía un par de amigas íntimas a las que ya se lo había pedido, pero ninguna de ellas aceptó.
Finalmente accedí. Iba a hacerle el que sería probablemente mi primer y último favor. Y de paso, yo también satisfaría mi curiosidad que, sin ser excesiva hacia aquel tema, al menos existía. Fuimos al cabo de dos noches.

Me vestí sexy, tal i como él me pidió; nos desnudamos casi por completo en el vestuario unisex. Nos dirigimos a la barra, pedimos una copa y enseguida se le acercó una rubia explosiva, le tocó en un hombro, le dijo algo al oído que no acerté a escuchar, y se levantó del taburete dispuesto a marcharse con ella. Antes de irse, me dijo que ya nos veríamos y que tuviera muy presente que allí no tenía que hacer nada que yo no quisiese o con quien no quisiese, y que la gente que allí había respetaba esa cláusula al máximo.

A mi segunda copa se me acercó una mujer, algo rolliza pero atractiva en conjunto, y mayor que yo. Me preguntó que si quería jugar con ella. Le contesté que yo era totalmente hetero y que aquel no iba a ser el día en que averiguase o recorriese “otros caminos”.
Me dijo: “No importa. Mira, yo te como el coño, si quieres cierras los ojos y te dejas llevar, y mientras tanto le chupas la polla a aquel que hay en la esquina, que es mi marido”.
Yo estaba algo alucinada, pero decidí aceptar. Era hasta ese momento mi única propuesta y no iba a estarme varias horas bebiendo, esperando al que entró siendo mi acompañante.

Nos dirigimos los  tres a una habitación aparte. Mientras íbamos hacia ella, la señora rolliza me explicó que en aquel lugar había habitaciones individuales, donde podían meterse cuantos quisiesen, o estaba la gran sala común, una sala con varias camas, de diferentes tamaños, con sillones, divanes, alfombras,….donde cada uno hacía lo que quería también pero a la vista del resto de visitantes o usuarios. El mirar o ser mirado en la sala común propiciaba el morbo de los unos y de los otros, pero nadie podía entrar a mirar en las habitaciones individuales. Y ella escogió una individual para nosotros tres ya que, debía ser una gran experta, percibió que yo no estaba especialmente cómoda en aquel lugar.
Al llegar a la habitación, ellos dos se besaron, casi con descaro. Ella vino a besarme a mí, pero no fui capaz, le retiré la cara intentando que no pareciese un desprecio. Ella sonrió, y empezó a besarme el cuello, mientras me apretaba contra ella, apretándome fuertemente el culo. Me sorprendió mucho su fuerza.

Me tumbaron en la cama, y entonces el marido empezó a besarme la boca, lo que se dice literalmente comérsela, mientras la esposa iba desnudándome poco a poco, acariciando todas las partes de mi cuerpo a medida que iban quedando al descubierto.
Él fue centrando sus caricias en mis pechos y ella en la parte interna de mis muslos, hasta que abrió mis piernas, y se dedicó a jugar con su lengua en todo el centro mismo de mi intimidad.
Me costó reaccionar un poco más de lo normal, pues lo extraño para mí en aquel momento es que fuese una mujer. Pero por otro lado, lo estaba haciendo de maravilla y pronto me olvidé de todo para sentir creo que la mejor sesión de sexo oral de toda mi vida.



El marido introdujo un dedo en mi boca, que yo lamí y chupé ávidamente. En seguida tuve ganas de algo más. Y él lo supo. Se puso de rodillas sobre la cama, mi cabeza quedaba bajo su pubis, e introdujo su pene en mi boca. Él lo movía a su antojo, mientras yo acariciaba sus muslos con mis manos.
Mis gemidos de placer eran guturales, cada vez más intensos, ya que aquella señora me estaba haciendo subir al séptimo cielo con su ávida boca. Cuando no pude más, el marido sacó su pene de mi boca y me dejó liberar libremente el placer.
Tras recuperarme unos segundos después, me incorporé y le dije a la señora que no estaba segura de poderla corresponder. Y me dijo: “No te preocupes, nena,….ya me has dejado a punto a mi marido, que cuando más dura se le pone es cuando se la chupa una extraña”.

Y allí quedó la señora cargadita en curvas, cabalgando sobre el pene duro y erecto de su marido, mientras yo me vestía y me dirigía hacia la ducha, aún sin saber si pediría un taxi y me marcharía sola de allí o si volvería a la barra a la espera de una nueva propuesta.


47 comentarios:

  1. Primera parte... me alegra la sospecha de que habrá una segunda parte de tan buen relato :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Devastiel, en realidad era la misma parte, pero me entró sueño...jejeje. Decidí partirlo.

      Eliminar
  2. creo que si entro descalza va a salir con las botas puestas y una invitacion para el pròximo dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Gasull, eso, eso...a ponerse las botas!

      Eliminar
  3. me gusto esta primera parte,aunque tu amigo es un poco convenido no crees.Besos Belkis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. isabel SD, pues sí....creo que en la segunda parte le daré una lección. Besos.

      Eliminar
    2. Isabel.... aguardo tu siempre doce visita!!!

      Eliminar
  4. Como terminará esto. Lo que ya sabemos es como acabó para la otra pareja, se la dejaste a punto...jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi Signum, si es que soy tan buena persona....
      Besos

      Eliminar
  5. A mi que me da que no llama el taxi y prueba alguna experiencia mas.
    ...Ya que anda por ahi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, pues eso...quizás se atreva a seguir probando.

      Eliminar
  6. Els trajectes fins a la dutxa estan plens de revolts perillosos i caminets provocadors... Ves a saber on aniràs a parar.
    Petonets valenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ssshhh, valiente,valiente no sé yo.... Pero a ver cómo acabo yo esto

      Eliminar
  7. Que morbazo!!! Yo quiero algo así...

    Vuelve a la barra...

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teo, me vuelvo a la barra si tú me esperas en ella. Beso.

      Eliminar
  8. QUE EXPERIENCIA TAN ALUCINANTE,,, MUY EXCITANTE,,, POR AQUÍ NO HAY SITIOS ASÍ.
    ESPERANDO LA SEGUNDA PARTE DE ESTE INTERESANTÍSIMO RELATO.
    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, pues por aquí dicen que sí hay sitios así. Así es que...vente pá cá, moreno! Besazo

      Eliminar
    2. JAJAJAJA,,, PERO SI VOY NECESITARÉ UNA PAREJA PARA PODER ENTRAR,,, TE VIENES???

      UN BESAZO BELKIS!!!

      Eliminar
    3. Lord Shadow, vente, vente...ya estás tardando. Besazo.

      Eliminar
  9. Belkis, lo que yo no comprendo es cómo pudiste apartarte de, ¿cómo dijiste? el pene duro y erecto del marido. Haberle dado un culazo a la otra y cabalgarlo tú solita :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uol Free, pues por eso...porque creo que soy sosa hasta en la ficción! jajaja

      Eliminar
    2. ¡Qué vas a ser sosa! Lo que pasa es que te guardas una carta para la segunda parte. ¿A qué sí?

      Eliminar
    3. Estoy con Uol, te guardas un As en la manga para la segunda parte y logicamente, de irse a casa nada....
      Besos varios.

      Eliminar
    4. Amowhor, pues ya que estoy allí, no, no me iría....pero no sé si será tan As la segunda.
      Hay un refrán que dice que segundas partes nunca fueron buenas.
      Besos varios.

      Eliminar
  10. para no ser cierto tiene mucho realismo....desborda la sensualidad ...

    mi beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caligrafista, lo del realismo será porque alguien me enseñó a soñar despierta. Mi beso.

      Eliminar
  11. Que buen relato, me has dejado ansiosa esperando la segunda parte, y estoy con Isabel, tu amigo llego y ahi te dejo, pura conveniencia, se merece toda una leccion jejeje

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adis, me gustaría dejar ansioso alguna vez a alguno, para variar jejeje.
      Sí, una pequeña lección recibirá el amiguito, pero pequeña....estoy a punto de "vomitar" ya la segunda parte. Besos.

      Eliminar
  12. Sí... es así la vida.... las sorpresas por veces nos toman ....lindo cuento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sex, tenho visitado teu blog. Impressionaram-me muito as imagens que tens nele. Tenho decidido ficar-me

      Eliminar
  13. Uy Uy Uy! Esto promete una 2ª parte explosiva!
    Me da que después de tanto calentón, le fuego está a punto de alcanzar la pólvora, y parece que hay mucha y muy comprimida.
    Seguro que habrá fuegos artificiales.
    Lo del taxi creo que es para despistar, después de haberte dejado arrastrar hasta ahí, y vista la "caballerosidad" del liante, no creo que ni te plantees marchar sin un digno colofón, venganza incluida, a la altura del morbo que se respira.
    Que lo disfrutes!... Y esperamos con ansia los pormenores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vlixes, creo que esperáis tantos fuegos que al final me quedaré en petardo ;) jejeje. Besos....yo también espero con ansia.

      Eliminar
  14. Quizá deba continuar la historia pero desde luego tendrá un final excitante.
    As logrado que casi estuviese allí por la sensualidad y genialmente contada.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efe, siempre me quedo en el casi...ains! Besos

      Eliminar
  15. Esos encuentros suelen traer sorpresas y situaciones impensables por lo q hay q acudir con una mente abierta, si no...

    A tus PIES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, con la mente abierta, las piernas, las bocas, los sentidos.... y creo que hasta es mejor en buena compañía. Besos.

      Eliminar
  16. Es un relato de calidad producto de las fantasías.
    Moni (Lolo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moni, en mi caso sí, producto de las fantasías. Pero no te creas: para mucha gente esto es real...¿no creerás que soy tan buena para imaginarme algo de la nada, si no es porque alguien me lo ha contado, por ejemplo?
      Beso.

      Eliminar
  17. qué buen relato, belkis...!!!
    muy "hot"... esperamos ansiosos la segunda parte...
    ... en la historia, contás que, previamente, nunca habías tenido experiencias de estas... ¡qué forma de iniciarse...!!!
    besos desde buenos aires de...
    nosotros dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NosotrosDos, que sigue siendo una historia, tanto la primera parte como la segunda. Pero mira....escribiéndolo me han dado ganas de probarlo! jejeje. Besos desde Barcelona.

      Eliminar
  18. Ese es el juego a três que propongo en mi blog... Si lo aceptas..... la história será como esa...
    Llena de sensualidad y gozo!
    Gracias por aceptar mi juego y por la visita!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sex is my life, muy, muy sugerente juego. Lástima que estás lejos, lejos, lejos.

      Eliminar
  19. Pero Lady Belkis, ¿a qué bares va ud? ;)

    Creo que tendré que cambiar de "estilo" en mis noches de copas, jajajá…

    Besos, Lady.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beau Brummel, no es necesario que cambies de lugares. Yo empezaré a visitar a partir de ahora bares con barra y espejos, tú ya me entiendes

      Eliminar
  20. Entonces... ¿allí nadie mira si hay que repintar el techo?

    Pues estará hecho un asco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torpe Mán, qué práctico te estás volviendo! jajajaja

      Eliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.