viernes, 9 de noviembre de 2012

En el bosque




A la tarde siguiente salí a pasear, caminando lentamente debido a las magulladuras de mis rodillas y sin bicicleta, que quedó en peor estado que yo.
Me encontré, intencionadamente por supuesto, con aquel hombre de nalgas prietas que paseaba a sus perros. Me preguntó por mis heridas y me invitó a enseñarme una parte del bosque. Accedí, sin titubear.

Mientras nos íbamos adentrando más y más en el bosque, él me iba hablando sobre las diferentes plantas que veíamos, sobre los árboles, sobre las diferentes estaciones del año en aquel lugar,…Yo apenas le escuchaba, no podía parar de imaginarle desnudo.

Llegamos a un pequeño claro del bosque y me dijo que aquel era su rincón favorito, pues allí él se sentía fusionado con la naturaleza. Le dije “¿me dejas que me fusione contigo”, y con el bosque, por supuesto”. Sonrió, lo interpreté como un sí, y empecé a besarle mientras le iba desnudando.

Me arrodillé frente a él, agarré su pene y empecé a masturbarle. No tardó nada en reaccionar, y apoyó su trasero en tronco tumbado cuando seguí mi juego con la boca.
Los perros, que parecía que se habían acostumbrado demasiado rápido a nuestros juegos y gemidos, se alejaron correteando. Sus ladridos sonaban cada vez más lejanos, y podíamos oir perfectamente entonces el ruido de su pene en mi boca, de su respiración agitada, como gimiendo, y yo saboreaba aquella verga maravillosamente erecta mientras con mis manos masajeaba sus glúteos.

Antes de llegar a correrse, se tumbó en aquel tronco y me pidió que me desnudase. Lo hice, alcé mis piernas y me situé encima de él; con un profundo y certero empuje, mi vagina albergó completamente lo que a mí se me antojaba como una maravilla más de la naturaleza.
Apoyé mis piernas sobre el mismo tronco y empecé a moverme, hacia adelante, hacia atrás,….me incorporaba ligeramente haciendo que su pene saliese de mí pero no completamente, y volvía a hundirme sobre él para sentirla más adentro, más profunda.

Movimientos lentos, rítmicos, que cada vez iban acelerándose más, y ganando en profundidad. Me incorporé un poco hacia atrás, mientras seguía cabalgando sobre él, y él empezó a masajear mi clítoris,…
Cada vez me costaba más mantener el control, y seguía mis vaivenes sobre él, y él acariciando con más decisión en aquel punto mío de locura,…. Y entonces me sobrevino un orgasmo que me hizo temblar de pies a cabeza, cerrar los ojos, morderme los labios, hincarle mis uñas,….
Cuando acabamos me incorporé, me temblaban las piernas y estaban algo arañadas por el roce con la madera. Él se quedó tumbado en el mismo tronco en el que había sido mío y yo me levanté y me tumbé en otro cercano.



Tumbada hacia arriba, mirando las ramas mecerse, sintiendo algo pegajoso en mi espalda, probablemente resina, y algo también pegajoso recorriendo el interior de mis muslos, sentí un escalofrío. De placer.
Necesitaba más. Él estaba con los ojos cerrados, exhausto, y no me atreví a pedírselo. Empecé a masturbarme, sobre los restos de un muy reciente orgasmo, sobre un sexo abierto, lubricado, satisfecho pero sediento a la vez,… Con una mano, me introducía dos dedos, una y otra vez, y con la otra acariciaba mimosamente mi botón del placer.

Cuando creí que iba a estallar, él se levantó, me cogió de los brazos y me puso en pie, y me arrinconó contra el tronco, grande, gordo, robusto, vigoroso de otro árbol.

Con una fuerza que aún no había visto en él, empezó a besarme, a lamerme, a morderme, a acariciar a la vez suave y a la vez intensamente todas las partes de mi cuerpo, y me penetraba una y otra vez, se aplastaba contra mí, haciendo que todas las vetas y marcas del árbol se clavaran dolorosamente en mi espalda.

Todo era placer, sentir su lengua, sus manos, su posesión,….todo.  Nos sobrevino la locura a la vez, en el instante en que él dejaba de acariciarme para sujetarse con sus manos a aquel árbol para penetrarme con más profundidad, más hondo…en el mismo instante también en que mis manos le apretaban hacia mí, para sentirle más adentro.
Cuando de mi garganta salieron los sonidos del placer, tuve una sensación que no había vivido nunca antes: la de estar poseída por el bosque.


48 comentarios:

  1. I tot això no ho ha fet la febre, oi??
    Deu n'hi do senyora, sembla que tinguis el bosc al sortir de casa...
    Petonets Fada del bosc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ssshhh, sí, seguro que la fiebre y la calentura influyeron. Hace tanto que no piso un bosque! Petonets.
      Fada del bosc???? jejeje, gràcies!

      Eliminar
  2. Hasta lo más profundo en lo más profundo del bosque. Anda que lo pasaste bien con el tio ese. ¿No sería el vampiro que buscabas para que te diera... mordisquitos? El lo hizo, ¿sería vampiro? Quien sabe...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi Signum, profundo, profundo! Creo que no, no era vampiro, porque esta vez "chupé" más yo, jejeje. Besos.

      Eliminar
  3. Estupenda continuacion Belkis...ojala haya una tercera parte...el tema da para mucho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rubito, el tema quizás sí, pero mi imaginación no. Me parece que de momento dejo aquí el sexo silvestre.

      Eliminar
  4. Ahora lo entiendo, estabas teniendo un rollo en la naturaleza con el famoso Sr, Bosque (seleccionador nacional de fútbol y archi conocidísimo por su facultad para disfrazarse).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, jajajjaa, el sr. Bosque no es mi tipo! O sí?

      Eliminar
  5. doncs jo ara mateix vaig cap al bosc......a buscar bolets, o el que sigui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Gasull, nunca se sabe lo que te puedes encontrar en el bosque! Por cierto...dime a qué bosque vas.

      Eliminar
  6. A quién madruga... a veces se encuentra una maravilla como esta para solazarse con el verde: verde el texto, verde el contenido, verde el bosque...
    Poseída por el bosque... qué guinda más deliciosa para cerrar la 2ª parte de este cuento tan bonito.
    Tanto, que se merece continuar, como dice Rubiales. Si el médico prescribió una semana de reposo... Aún quedan muchos paseos, al menos uno por la mañana, y otro al atardecer, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, dicen que no hay dos sin tres, pero... se me ocurre una tercera parte para finalizar "esto", pero no sería silvestre. Ya veré.
      Desde luego, si me topo con quien me inspiró, sería mañana, tarde y noche...eso seguro.

      Eliminar
  7. No exprimas demasiado al arbol, que lo vas a dejar sin savia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torpe Mán, jajaja. Sabia manera de exprimir la savia, verdad?

      Eliminar
  8. Siempre lo repito... esos paseos entre el follaje!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gùde, la noche me confunde y el follaje me inspira

      Eliminar
  9. El follaje es lo que tiene... que te arrastra a follar, y así te confundes con él.
    ¡Viva el follaje, la hojarasca, la fronda y el ramaje!!

    ResponderEliminar
  10. Me encanta el BOSQUE...y lo conozco!

    Un beso en tus labios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, jejejeje....menos mal que dejáis pistas y sé que no eres el mismo Anónimo de antes.
      ¿Conoces ese bosque?mmmm
      Mis labios....agradecidos.

      Eliminar
  11. MENUDA CONTINUACIÓN,,, SI ES QUE EL BOSQUE DESPIERTA NUESTRO LADO MÁS SALVAJE,,,, JEJEJEJE...
    MENOS MAL QUE EN ESE BOSQUE NO OS ENCONTRASTEIS NI CON FIERAS, NI CAZADORES, NI LOS BOYS SCOUTT,,, O LO MISMO OBSERVABAN OCULTOS.

    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lord Shadow, pues la verdad es que fantaseé con la posibilidad de que alguien estuviese mirando jejeje. Besazo.

      Eliminar
  12. Me ha gustado mucho, en especial, la última frase! Besos desde mi bosque!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amowhor, me lo enseñas? Me refiero a tu bosque, es que ahora parece que me va a dar por la naturaleza jejeje. Beso.

      Eliminar
  13. Intensa sensualidad narrada con frescura, y explendido bosque.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efe, aún ando yo buscando el bosque ése. Saludo y bienvenido-a

      Eliminar
  14. Una fusión deliciosa...
    Una pasión embriagadora...
    Un relato sensual...

    Beso.

    PD: Me voy a perder en el bosque, alguna se apunta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con permiso de Belkis... Me apunto jajaja

      Eliminar
    2. Teo, contigo me pierdo yo en el bosque, entre los matojos, en la montaña, o donde haga falta. Beso.

      Eliminar
    3. Ep!!! De una en una... jijiji!!!

      Eliminar
  15. Ssshhh, y sin permiso, que el bosque es de todos.
    Sólo que con Teo, o me voy sola o no me voy jejeje. Petonets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir es amar... querida!!!

      Beso guapa.

      Eliminar
    2. En que quedem?? Compartim o de una en una... jijijiji

      Eliminar
    3. Uy!!! però puc triar?

      Osti tu, això és millor que una peli!!!

      Eliminar
    4. Teo, aprovecha, que puedes elegir! jajaja.
      Yo también elijo: y elijo no compartir. Ya explicaré en una entrada mi sensación sobre los trios.

      Eliminar
    5. Bé doncs vostè primera... que és la mestressa del xiringuito, jo ja m'espero hehehe
      Petonets als dos

      Eliminar
    6. Pues yo si soy de tríos... más bien me gustaría serlo.
      Una experiencia pendiente de experimentar, valga la redundancia...

      Besos.

      Eliminar
    7. Resumiendo mucho: no me niego a un trío. Pero si ha de ser compartido con otra mujer, primero quiero probarlo yo....sola.

      Eliminar
    8. A veure, que els trios de 2 no son trios, que lo sepas, i tb pots fer un trio amb 2 xics...

      Eliminar
  16. Bueno!!!...a arremangarse para leerte.

    Como dice Guille, un buen rollo con el Sr. Bosque, pavada de hombre!

    Saludos Belkis!

    ResponderEliminar
  17. ¿Sabes? a mi los polvos siempre me parecen beneficiosos.

    Hasta los de la cama de casa.

    ResponderEliminar
  18. Magah, el señor que me inspiró a hablar del bosque no se parece en nada nadita al Sr. Bosque...garantizado. Saludos!

    Guille, ¿los de qué casa, en la tuya o en la mía? jejeje. Tu nuevo look me ha despistado de entrada.

    ResponderEliminar
  19. Así que eras tu?... olvidaste decirme tu nombre... besos asilvestrados ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javy, jajajaja, es que en esos momentos no estábamos para hablar demasiado! jejeje (me gusta verte por aquí)

      Eliminar
  20. Me alegra leer tantos relatos últimamente por aquí.
    Cada vez son mejores (si es que eso era posible) ^^

    ResponderEliminar
  21. Devastiel, si estáis, mana un pelín más la fuente de la inspiración. Gracias!

    ResponderEliminar
  22. fuuu, que imaginación , de unas fotos haces relatos geniales !! me quedo en tu blog, 153-seguidora tuya-
    He entrado porque tu blog , ha sido nominado por el de Sedano ,http://palabradesedano.blogspot.com.es/
    para un concurso , y me ha encantado- Me quedo en el tuyo- besoss

    ResponderEliminar
  23. Rosa de los Santos, encantada de recibirte, y espero que tu estancia por aquí dure mucho.
    Sólo aclararte que en mi caso la relación texto-imágenes funciona al revés.
    Primero nace en la mente algo que decir y luego busco las imágenes que se adecúen a lo que quiero decir, y a veces cuesta mucho.
    Supongo que sería más fácil al revés, pero a mí no me sale.
    Besos.

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.