miércoles, 20 de junio de 2012

Fantasía



Él me había preguntado muchas veces sobre cuáles eran mis fantasías sexuales. Le dije que yo no tenía. Él decía que todo el mundo las tiene. Y entonces yo le besaba, metía la mano por la cintura de su pantalón, cogía su polla y le decía “ésta es mi fantasía”.
Así es que aquella tarde cuando le telefoneé y le pedí que viniera a mi casa que quería realizar con él una de mis fantasías sexuales, sabría que vendría sin rechistar y rápidamente.
Llamaron a la puerta. Sólo podía ser él. Nada más abrirle, sin cerrar ni siquiera la puerta, me besó, apretándome contra él cogiéndome de las nalgas de mi culo, apretándolas y separándolas, intentando ya adentrarse en su centro. Yo me separé de él enseguida, casi ofuscada, con cara de pocos amigos, y entonces él reparó en que yo no iba “vestida para la ocasión”. Me había recogido el pelo descuidadamente, dejando mechones sueltos aleatoriamente, y llevaba puesta una bata que me estaba muy ancha, raída y descolorida. Él me miró extrañado.
Mi pretensión era que él no se excitase lo más mínimo. Aún. Y pensé que mostrarme esquiva y poco atractiva ayudarían a ello.
Le dije que mi fantasía era atarle a la cama, de brazos y pies, y le pedí que confiase en mí. Por supuesto que confió.
Me pidió que le desnudase yo misma. Pero no quise hacerlo. No quería tocarle, no quería que se excitara lo más mínimo.
Se desnudó, se tumbó boca arriba, le até fuertemente las muñecas y los tobillos, intentando no dañarle demasiado. Después puse un par de cojines en su nuca y espalda para que estuviese ligeramente erguido, y pudiese verme y oírme perfectamente.
Entonces le expliqué que mi fantasía era poder ver de cerca su erección. Ver como su pene pasaba de la flacidez a la erección, paso a paso aunque fuesen muy rápidos, y cómo y cuánto tiempo permanecía erecto. Quería verlo como a cámara lenta, por eso no quería sentirlo en mis manos, o en mi boca o en mi coño, como lo había sentido cientos de veces. Quería ver, vivir y recordar ese preciso instante en que su polla brillaba en su máximo esplendor. Ésa era la razón por la que no quería que me tocase ni me viese excitante, porque no quería perderme ese justo instante.



Solté la goma que sujetaba mi pelo y me quité la bata y entonces él pudo ver lo que decidí llevar en aquella ocasión: conjunto de lencería color negro, su color favorito. El sujetador sólo sujetaba mis pechos desde abajo, dejándolos prácticamente al descubierto. Las bragas, del mismo color, eran tanga, con una tela prácticamente transparente e invisible cubriendo el pubis. Liguero del mismo color embriagante y medias de color negro también.
Coloqué una silla a los pies de la cama, a una distancia que yo calculaba que él podría verme perfectamente. Me senté frente a él, abrí mis piernas, humedecí mi dedo corazón con mi propia saliva y empecé a masturbarme. Me acariciaba con la enorme experiencia que mis dedos tenían sobre mí misma, apartando la delgada tela del tanga con la misma mano. Y todo ello sin dejar de mirar su polla.
Aquel hermoso y vigoroso falo no tardó demasiado en empezar a hincharse, a levantarse, cada vez más…. Y eso me excitaba más y más, y me moría de ganas por ir a desatarle o directamente a cabalgarle, pero tenía que aguantar un poco más.
Cuando mi coño estaba completamente humedecido y mi clítoris duro como una piedra, él elevó su miembro al máximo. Empezaron a llegar mis primeras convulsiones del orgasmo y quería mirar aquello unos instantes más. Entonces él, con su glande brillante y húmedo también, empezó a mover las caderas, embistiendo fuertemente hacia la nada, suplicándome que fuese hacia él, y yo seguí masturbándome, y mirando aquella maravillosa y perfecta erección.
Finalmente, no pude más y me corrí, sin dejar de mirar su pene ni un solo instante. Cuando empecé a recuperar un poco el aliento, fui hacia la cama, trepé en ella como una gata en celo, y empecé a chupar el objeto de mi excitación. Fue muy rápido, no hubo lugar al deleite, pues mi excitación había sido satisfecha pero la suya había estado contenida durante un rato… y sin mediar palabras, en muy poco tiempo y con escasos roces de mi lengua sobre su pene a punto de reventar,  él se corrió salpicando de su dulce lluvia blanca mi lindo conjunto de color negro.
“Cielo, ahora te desato y jugamos los dos juntos”.




Quiero dedicar esta entrada a un lector porque me excita y a veces hasta logra inspirarme, y sobre todo por haber sido la única persona que me ha pedido que publique un relato. 

 

29 comentarios:

  1. MENUDO RELATO, EROTISMO EN SU MAS PURO ESTADO,,,, ME HA ENCANTADO.
    PERO QUE FANTASÍA LA TUYA,,,, ES TODO UNA TORTURA PARA TU PAREJA... PERO QUE MALA ERES,,, JAJAJAJAJA...

    SIGUE ESCRIBIENDO RELATOS,,, LO HACES MUY BIEN!!!

    UN BESAZO BELKIS!!!

    ResponderEliminar
  2. només cal dir.....genial, quasi que era jo qui em sentia lligat.

    ResponderEliminar
  3. Cómo vivir sin fantasías... es la chispa, no? Perfecto relato.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  4. Por cierto la primera foto es alucinante!!!!

    ResponderEliminar
  5. Uuff Noieta, què bé que ho fas!!!

    Ja t'hi pots dedicar.

    Petonets Guapa

    ResponderEliminar
  6. Genial fantasía cuando lo que se desea no se alcanza y la espera crece en el tiempo y en el espacio..de la erección. Muy de mujer controlando, con el dominio, con el poder, dirigiendo.

    Besos Belkis

    ResponderEliminar
  7. Lord Shadow, tortura? anda que no se lo pasaría bien...pero luego, eso sí, jajaja. Mira, sabes qué te digo? Que te lo dedico a ti también, con todo mi cariño. Besazo!

    Joan Gasull, creo que te quedaría genial ese traje de piel y cuerdas, jejeje.

    f, síiii! Creí que no iba a salir ningún voluntario. Lo malo es que...cuántos miles de kms de cuerda necesitaría para atarte a ti?mmmm, si es que te imagino, y me pongo burra! jajaja

    Gùde, las fantasías fantasías son. Pero yo creo que algunas deberíamos realizarlas, y la mía es muy facilita, no crees? Besos.

    Ssshhh, quieres decir que me puedo dedicar a ir por ahí ligando tipos a mi cama? mmmmm, ya me gustaría, ya. Petonets.

    John Desnvde, no siempre me gusta controlar y dirigir, de hecho, pocas veces. Me preguntaba ahora si tendrás tú alguna fotografía con cuerdas.... Besos

    ResponderEliminar
  8. Delicioso leerte para empezar mejor el día.

    ResponderEliminar
  9. Es una fantasía que no debería costar mucho realizar.

    Solo hace falta -de principio- alguien que confie.

    Lo demás sale rodado.

    ResponderEliminar
  10. Me ha dado por abrir tu post en el ordenata del curro ¡esas fotitos de la derecha, por dios!, y al estar de cara al público, no lo he podido leer de tirón; me he visto obligado a hacer tres o cuatro "Kit-Kat" por lo de la tienda de campaña, ya sabes....

    ResponderEliminar
  11. Te susurraré, a mí me gustaría empezar el día mientras alguien me susurrase. Saludos.

    Guille, pues me da a mí que me quedo con las ganas.

    Toyfolloso, jajajaja. Vienes poco por aquí porque las fotos de la derecha llevan siglos; las de la izquierda, son las que se renuevan. Así es que....¿te has puesto palote, eh? mmmm

    ResponderEliminar
  12. Será la única persona que te lo ha pedido, pero yo creo que todos deseamos leer relatos tuyos, excitantes como éste. Me encantó. ¿Para cuándo otro?

    ResponderEliminar
  13. Devastiel, me expresé mal quizás, pero él lo pidió expresamente. ¿para cuándo otro? Pues debería dejarlo para cuando fuesen la mitad de buenos que los tuyos. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Un buen relato erotico...me ha encantado y emocionado...un besote.

    ResponderEliminar
  15. Realmente bueno y cachondo. Un ritmo de primera...y que te lleva a donde tu querías llevarnos. Enhorabuena ;)

    Un besote :)

    ResponderEliminar
  16. Fibonacci, gracias. Un besote.

    Explorador, ains... si yo te dijera dónde quiero llevaros.

    ResponderEliminar
  17. Excelente relato.. y una fantasía deliciosa...!

    ResponderEliminar
  18. Yo, ¿te imaginas la excitación sin poderte tocar ni ser tocado? Sí, suena a sufrimiento o tortura, pero sólo un ratito, jejeje. A mí me parece especialmente apasionante.

    ResponderEliminar
  19. Som la penya Bogarde i anem de blog en blog gràcies al Jordi de la Banyera, us fem particeps del nostre nou poema complementari "en temps de banyera II".

    EN TEMPS DE BANYERA II (o de quan la clau de volta reflexava el vaivé de l'escuma de la banyera d'en Banyeta).

    Banyera ferma i ben parada
    en el temps, en el cristall maragda.
    Una riba es despren del llac estany,
    solca el sostre i s'entabana.
    Solitud del banyador de fons,
    entremaliat i saltimbanqui,
    arlequí i hipofosfat pirat.
    Banyera ferma i ben parada
    en el temos, en el cristall maragda.
    Aturem els rellotges, fascinats,
    enraulits per la bruixola,
    cavant fonaments d'altri.
    Quina banyera, la d'en Banyeta,
    la que des de la mort plàcida i sana
    ens saluda i del cor en fa la calma!

    (esperem que us hagi agradat, ara es tracta que visiteu el nostre blog com a penyora, hi trobareu gent que coneixeu i podreu dançar en el seu absurd i resolutiu plantejament...visiteu-nos, deixeu comentaris...som la Penya Bogarde.
    la nostra adreça còsmica: penyabogarde.blogspot.com )

    Gràcies.

    ResponderEliminar
  20. UFFFFFFFFFF!!!!!!!!, erotismo puro llevado por el deseo y la fantasía y acompañado de imágenes que te trasladan a vivir mentalmente ese momento.
    GENIAL!!!!!!!!!!!!
    Creo que tu amigo el que te exista, después de leer esto esta empalmado unas semanas y no se cansara de pasar por tu casa y leerte una y otra vez.
    Beszao!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Penyabogarde, crec que ja us he visitat, tot i que és cert que de passada i sense deixar comentari. És una mania que ting de vegades: anar de blog en blog, i aturar-me de tant en tant. Per això et diré que ja he sentit parlat de la "proposta de la banyera" del Jordi, però a mi la poesia se'm dona fatal. Tornaré a passar-m'hi. Salutacions.

    Amor, me gustaría tenerlo así varias semanas, sí jajajaja. He hecho una visita rápida por tu casa; querida, tú y somos como la noche y el día, y sin embargo, no sé....algo nos une en el fondo. Besos y bienvenida.

    ResponderEliminar
  22. La fantasia es el deseo impregando por las imagenes...


    mi beso,.

    ResponderEliminar
  23. Quería decirte muchas cosas, pero al final he decidido contarte la más absoluta realidad. Hacía tiempo que no me excitaba tanto leyendo un texto. Me has puesto a mil, y la pena es que no puedas comprobar la dureza que has dejado en mi pantalón.

    Besos ;-)

    Torrevientos

    ResponderEliminar
  24. Caligrafista, mis fantasías están impregnadas de mucho deseo. Beso.

    Mochuelosinolivo, pues me encantan tus palabras, sabes? Por una parte, porque nunca me acaba de quedar claro de todo si las palabras pueden excitar. Y por otra, porque ésa era la esencia de mi fantasía: ver(te) esa excitación sabiendo que él no se puede tocar ni ser tocado. Besos, y espero que ya haya bajado, o no? ;)

    ResponderEliminar
  25. Escribes mejor que la escritora francesa Francoise Sagán con tan buenas novelas eróticas de los años treinta del siglo pa pasado.
    Moni.

    ResponderEliminar
  26. Eres mi viagra emocional,muy bueno.Besos.Julio

    ResponderEliminar
  27. La Novia, tanta excitación bloqueó a blogger y dejó tu cometario en spam jejejeje. Me alegra. Beso.

    Moni, pero qué culto eres! Beso.

    Julio y tú eres un excitador femenino genial y magnífico. ¿Serás humano? Beso.

    ResponderEliminar

Me excitan las palabras... así es que no olvides dejar alguna.