sábado, 29 de junio de 2013

Operación bikini 2




Sabía que el 2013 no sería un buen año para mí, quizás por el 13, no sé…aunque no soy especialmente supersticiosa. Bueno, ahora llega el verano y eso anima.
Al menos podré darme uno de los gustazos y placeres que más disfruto: baños de piscina y playa, y vuelta-y-vuelta al sol. Si el tiempo y mi tiempo lo permiten, mañana será mi primer baño oficial de este verano. Así es que tengo menos de 24 horas para llevar a cabo mi operación bikini de este año.



La del año pasado fue normal pero aceptable. Pero este año….el estrés, la gula, la falta de sexo y mil cosas más me han llevado a coger unos kilos por los que ahora mi bikini protesta. Pero yo, que soy más terca que una mula, me lo he enfundado, y a callar! Me miro al espejo. Este año tendré que saltarme este paso.
Este verano iré con los ojos cerrados, así no percibiré si alguien me mira, cosa que dudo. Este año no me apetece ser observada. Bien, con los ojos totalmente cerrados no, sino entreabiertos, sino no podría mirar! Y eso sí que mola! La de fantasías que me he montado yo sola en mi cabecita en plena piscina sólo con el hecho de observar, mirar, escudriñar….a veces puedo acabar babeando (por todas partes), lo reconozco.

Este año sólo pensaré en pasar desapercibida y en no ser pillada in fraganti en plan mirona


sábado, 22 de junio de 2013

Se busca



Ante las dificultades actuales para encontrar un amante relativamente estable, mi amiga L. me recomendó que pusiese un anuncio aquí en el blog. Le dije que esa idea disparatada ya la utilicé, ya publiqué un anuncio (véase aquí) y que los resultados fueron…sino pésimos, no muy favorables.

A ciertas edades no es tan fácil como pueda parecer encontrar un amante (no digamos ya si buscase pareja formal jajaja). Si a esto le sumas el no tener disponibilidad de tiempo y, por tanto, no poder moverte apenas por garitos nocturnos, discotecas y demás donde nunca se sabe si puedes gustarle a alguien, pues aún peor. Y si encima le añades el hecho de no ser atractiva, ya la hemos cagado.
Pero como a mí me cuesta lo mismo (no digo que ni mucho ni poco) aporrear el teclado que aporrearme el clítoris, pues he aquí mi nuevo intento.

Esta vez creo que cambiaré los requisitos, parece ser que en la otra ocasión fui demasiado exigente. A saber:
- Tiene que ser hombre. De momento siguen sin atraerme sexualmente las mujeres
-  Me da igual su estado civil, su profesión, sus hobbies….sólo ha de estar disponible para mí una noche a la semana (No es mucho pedir, ¿no?).
-  Ha de vivir cerca de mi ciudad, o estar dispuesto a viajar. Yo no tengo disponibilidad para hacerlo. (Aquí viene cuando el mejor candidato estará a cientos, incluso miles, de kms. Bueno, en tal caso, podría considerarlo como ciberamante, pero sería en otro capítulo).
- Edad: abstenerse niñatos y/o mojigatos. Dicho queda: existen tipos de 50 muy inmaduros y existen 20añeros que saben lo que quieren.
- Y la sinceridad es importante. Cuando no quieras quedar, dime que no quieres, no que no puedes. Has de ser un pelín paciente conmigo: suelo estar mejor en la segunda cita que en la primera, y peor en la segunda que en la tercera. ¿Por qué? Si quedamos, ya te lo contaré.

Insisto: no busco pareja. No puedo ni quiero enamorarme. Y si fueses tan maravilloso que lo lograses, ni te enterarás, ni te molestaré siquiera.


Creo que eso es todo. Interesados, dejar un comentario. ¿Qué ofrezco a cambio? Jajajaja, poca cosa la verdad (¿o no? A ver si esta vez sale alguien a echarme un cable en vez de a intentar hundirme), pero tendrá que descubrirlo también el interesado.


miércoles, 12 de junio de 2013

Más vale pájaro en mano





Por motivos laborales, familiares y personales me hallo alejada...del medio, de este medio.
La verdad es que estoy en medio de un huracán.
Y, a diferencia de otras ocasiones, esta vez no encuentro nada ni nadie (o casi nadie) para volver.

Hoy me ha llegado vía correo electrónico este vídeo. Voy a ver si logro averiguar en qué parte de Francia lo venden y me compro uno.
Al menos así puedo decir que mis manos aún siguen poniendo tiesa alguna cosa!
¿Quién las vió y quién las ve?


video

sábado, 1 de junio de 2013

Ya soy mayorcita




Querido amante circunstancial:
Hace muy poquitos días hizo un año de nuestro encuentro, de nuestro primer y último polvo juntos.
Porque cabe una posibilidad remota pero real de que realmente llegues a leer esta carta, no entraré en relatar todos los detalles. Pero sí diré que para mí fue una noche fantástica, contra todo pronóstico.
Contigo me salté una norma que creo que no me había saltado antes nunca: acostarme con alguien en la primera cita. Pero fui más valiente aún –o más inconsciente, según se mire- y no sólo lo hice sino que fue con alguien a quien no conocía, tú.
No puedo reprochar ni reprocharte nada de lo que sucedió aquella noche, pues todo fue genial. Al menos por tu parte: un hombre atractivo, una conversación variada y divertida, un ambiente acogedor, una cama compartida, besos como los que añoraba desde hacía tiempo, y un empeño dedicado en hacerme disfrutar.

Por mi parte….quizás no estuve a la altura. Quizás me sentí….pequeña. Sí, algo así, como si aquello y tú fuéseis demasiado para mí. Más cohibida de lo que soy normalmente, y con la inseguridad que sentí al ofrecer mi cuerpo, desnudo después de tanto tiempo, ante alguien como tú.
No fui una estrecha. Te expliqué mis razones, pareciste entenderlas perfectamente, y a pesar de eso o gracias a eso, creo que la noche se saldó positivamente.



Y entonces llega el día después. Y el siguiente. Y el siguiente. Y otro más. Y no volví a saber nada de ti. Yo no esperaba –ni mucho menos pretendía- una relación contigo.Pero sí que esperaba algunas palabras, algún mensaje, alguna posibilidad de volver a vernos….sin ningún compromiso y donde yo pudiese demostrar cómo soy realmente y no cómo fui aquella noche.
Llegué a recibir en bastante tiempo tres correos tuyos, y todos decían más o menos lo mismo: que estabas liado para volver a quedar pero que tenías muchas ganas, porque soy “una mujer admirable e increíble”, palabras textuales tuyas.
Pero ese segundo encuentro nunca sucedió, y hace ya mucho que hasta dejé de pensar en ello.
No sé por qué razón estos días lo he recordado. No soy muy buena para recordar fechas, y menos para recordar la fecha de un polvo….jajaja (bueno, quizás fueron tres?), pero esta fecha, tu fecha, se me quedó bien grabadita.


Y al fin he encontrado algo que reprocharte: basta de milongas. Soy lo suficientemente mayorcita para enfrentarme a muchas cosas en la vida, incluida la verdad. Si alguien no quiere volver a verte, ¿no es mejor saber el por qué?….”porque no me gustas”, “porque no me gusta cómo besas, o cómo follas….”, o qué sé yo. Pero no; los tipos adorables os dedicáis a dorar la píldora, a hacer o intentar hacer que una mujer se sienta bien, adorable y adorada….falsas palabras cargadas de halagos hipócritas.

Me quedo con el mejor recuerdo –irrepetible- de aquella noche y te digo que quizás perdiste tú más no habiendo una segunda y que, cuando te acuestes con una mujer, con una mujer de verdad, déjate de tonterías y háblale claro. Las mujeres de verdad podemos con eso y con mucho más.


Mi ciudad, 19 de mayo de 2013